A bote pronto

Trato distinto entre Ramos y Piqué

Estos días están en el candelero informativo Piqué y Ramos por circunstancias ajenas a sus profesiones. Tienen distinto calado, una está relacionada con el ejercicio de la profesión, mientras la otra se manifiesta en la esfera personal.

Pero la diferencia del trato informativo viene marcada por las entidades de pertenencia laboral de ambos. Uno en el FC Barcelona y otro en el Real Madrid.

Gerard Piqué y el permiso de conducción

Gerard Piqué, que ya tiene antecedentes de infracciones automovilísticas, ha sido sancionado con 48.000 euros por el Juzgado número 27 de Barcelona, por conducir sin el permiso en regla, al retirársele los puntos del carnet.

En octubre del año 2014 tuvo un altercado verbal con un policía municipal que le sancionó por aparcamiento en lugar no permitido en la zona de la Villa Olímpica del distrito barcelonés. Fue sancionado por una jueza con 10.500 euros. La fiscalía solicitaba una punición de solo 900 euros, pero la autoridad judicial la elevó en una progresión geométrica, atendiendo a “la capacidad económica del jugador”.

Entendemos que las sanciones deberían concordar con la magnitud de la falta y no con la generosa cuenta corriente del afectado, que poco deberían importar para el análisis objetivo de la infracción.

En principio, se solicitaba una sanción de 72.000 euros que el abogado del ciudadano Piqué ha logrado rebajar a los 48.000 euros acordados por las partes, por lo que ya no se puede recurrir. Le han negado salir discretamente y se ha visto expuesto a los micrófonos que no ha querido atender.

No observamos, ciertamente, a un ciudadano “mileurista” ser sancionado con este importe por un pecado del mismo calibre.

Los medios de comunicación, deportivos o no, se han hecho especial eco de esta información, cargando las tintas sobre Gerard Piqué que, incluso, le han criticado que se presentara a la Ciutat de la Justícia con un gorro de lana. Especialmente duros se han manifestado las fuentes madrileñas con una acritud preferente.

Sergio Ramos y el control anti-doping

Football Leacks ha revelado dos incidencias que tienen que ver con el doping y que tienen a Sergio Ramos y al Real Madrid como protagonistas.

En Málaga, en el contexto de un partido de Liga, el jugador se negó a posponer la ducha a las pruebas antidoping, según marca la normativa.

En la final de la Champions League de Cardiff del año 2017, el Real Madrid no comunicó la medicación a que estaba sometido su futbolista, como es preceptivo. La sustancia está, en principio prohibida, y el jugador dio positivo de dexametasona.

El Organismo de la UEFA, que preside el muy madridista de corazón, Alekander Ceferín, dio vergonzante carpetazo al asunto. Dada la gravedad del tema, se merece un tratamiento individual del análisis de la información al que daremos cuenta esta misma semana. Aunque solo sea para paliar la parquedad informativa de los medios que cubren otros intereses partidistas.

Hay agravios comparativos con otros deportistas y entidades por resoluciones distintas ante los mismos hechos en este mismo decenio. Sería el caso del ciclista inglés Simon Philip Yates o del boxeador estadounidense Eric Molina. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper