A bote pronto

Solo le vale al Barça ganar en Eibar

A caballo entre competiciones, llega un choque complicado para el FC Barcelona ante la Sociedad Deportiva Eibar que, dirigido por José Luis Mendilibar en el banquillo y presidido por una mujer, Amaia Gorostiza, vuelve a ser la revelación del campeonato y sueña, por lo bajini, en alcanzar el premio del sueño europeo.

En las dos últimas jornadas se ha dejado cuatro puntos del botín en la visita al RCDE Stadium de Cornellà y en el Camp Nou ante el Getafe. Ocasión que ha aprovechado su perseguidor, los rojiblancos del Atlético, para con solo dos goles sumar los seis puntos en juego.

Está el Atlético abonado a este tipo de victorias agónicas que ya ha repetido en este curso por octava vez este guarismo minimalista, dentro de las once oportunidades que ha obtenido la víctoria mínima. Es la ley de escaso brillo y mucho esfuerzo que le sirvió también en el campo de Ipurua, donde le bastó un gol tempranero para montar una muralla defensiva y dormir el partido. Es el clásico guion del equipo de “El Cholo” Simeone.

El Barça, metido de lleno en las tres competiciones, le está faltando frescura, por la alternativa de esfuerzos en objetivos complementarios y con el denominador común de la exigencia plena.

Hoy toca la victoria, pues, resultaría decepcionante cualquier otro signo en la quiniela que no fuese el “dos”. Para ello, Valverde viaja con lo mejor, entendiendo que en esa calificación no están André Gomes, Denis Suárez y Paco Alcázar que se han quedado en la Ciudad Condal, al igual que Vermaelen que se halla en la última fase del proceso de recuperación que se va a alargar una semana más de la pronosticada.

Valverde eligirá una alineación potente para alcanzar el objetivo obsesivo del triunfo, pero no puede olvidar el nuevo desplazamento, para jugar solo tres días después en el Stamford Bridge de Londres, donde aguardará un Chelsea de Antonio Conte, ávido de reinvidicación deportiva en un curso irregular con el entrenador muy cuestionado.

Solo el técnico extremeño y, si acaso, su ayudante Jon Azpiazu saben los jugadores que saltarán al terreno de juego de Ipurua. Puede repetir Yerry Mina formando pareja con Umtiti, reservando al renqueante Piqué. No descansará más de un lateral titular y el partido requerirá de Paulinho, que últimamente ha perdido minutos y que le servirán de puesta a punto para Londres, cuya titularidad se da por descontada.

Los antecedentes invitan al optimismo. En las tres temporadas que el Eibar está en la élite futbolística,  los blaugranas han rendido visita con resultados concluyentes y sin encajar un gol (0-2, 0-4 y 0-4). Leo Messi ha sido protagonista con cinco tantos.

Puestos a pedir, conviene abrir brecha en el marcador pronto para gestionar el tempus del partido con solo el esfuerzo requerido para asegurar la victoria. Sería bueno que los servicios de Alba, Rakitic o Busquets y Suárez se restringieran a cuarenta y cinco minutos para preservarles para Londres.

Eso solo será si no hay contratiempos de lesiones y/o sanciones durante el juego y si el resultado lo permite, pues Valverde ha puesto énfasis en la prioridad de los objetivos marcados por el orden secuencia de fechas y lo que toca primero es la liga.

Laliga Santander ha resucitado para los medios madrileños por la neblina que representa la aproximación atlética, que sería sombra auténtica si siguiera recortando puntos en la clasificación antes del duelo en la cumbre del Camp Nou, a celebrar el próximo 4 de marzo. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper