A bote pronto

Sergio Ramos, segunda parte

Ya dimos cuenta en el artículo de ayer el alto grado de indignación popular que ha causado la participación de Sergio Ramos con dos acciones punibles, un codazo al desdichado portero Karius, y otra sobre la estrella rival, Mohamed Salah que tuvo gravísimas consecuencias para el equipo del Liverpool, que pasó de ser claro dominador del juego a desubicarse y caer en el desánimo al verse privado de su jugador más emblemático y decisivo.

Se da la circunstancia de que el primer fallo escandaloso del cancerbero que se cobró el marcador, se produce en una secuencia de solo dos minutos que van del 49 al 51, después de recibir el impacto codal de Ramos, por lo que se atribuye relación causa/efecto.

El jugador egipcio se mueve en la incertidumbfe de su presencia en el Mundial de Rusia. Dado el clamor de protesta que se está levantando, no parece prudente que Sergio Ramos sea el capitán de la selección, pues es transmisor de valores negativos que ensucian la participación española.

El medio de la blogosfera, change.org,  ya ha reunido más de cuatrocientas mil firmas, exigiendo una sanción ejemplar para el defensa madridista, entendiendo que sus acciones antirreglamentarias fueron voluntarias. Todavía fue más patética la contraposición de la imagen, viendo llorar al perjudicado Salah abandonando el terreno de juego a la par que el agresor conversaba impunemente, sonriendo con uno de los auxiliares del árbitro.

Los internautas requieren de los organismo oficiales de la FIFA y la UEFA medidas cautelares contra un jugador violento que es un pésimo ejemplo para las generaciones venideras con sus truculencias. En ese sentido se produce el texto en inglés que firman los peticionarios.

No encontrará su alegato defensor en la hemeroteca, pues la misma es cruel con el defensa, ya que recoge muchas de las intervenciones peligrosas para la integridad física de los rivales. Además de las chanzas que ha procurado en los terrenos de juego y fuera de ellos.

En primera instancia, los egipcios calificaron de “carnicero” a Ramos. Se han mitigado un tanto los ánimos, pues aún hay esperanzas que el jugador pueda participar con su selección en el Mundial, aunque nos tememos que, caso de hacerlo, se encuentre muy mermado de facultades. Es un jugador que para ganar estabilidad y buscar posición necesita de los brazos en el juego de equilibrios y un brazo asido al cuerpo le resta dinamismo.

Bassem Wahba,  abogado egipcio ha puesto una queja contra el futbolista español Sergio Ramos ante la FIFA por lesionar a Mohamed Salah. Eleva su reclamación a mil millones de euros por daños y perjuicios.

Pese a jugar bajo el manto protector de la camiseta blanca, es el futbolista que lidera todas las clasificaciones en negativo en laLiga española y en la Champions League : 177 tarjetas y 19 expulsiones y 38 tarjetas y 3 expulsiones, respectivamente.

La Vanguardia, pese a su deriva centralista  pro gobernamental, ha recogido en sus páginas un artículo del periodista Antoni López Tovar, que arremete con mucha dureza contra el futbolista de Camas, incluyendo mucha información objetiva por la que basa su opinión. De lectura recomendable.

De la fogosidad del defensor , perdón por el eufemismo, pueden dar cuenta sus víctimas: Nacho González , Fernando Torres, Omar Ramos, Álvaro Vadillo, Ricardo Montolivo, Gustavo Cabral y, ahora, Mohamed Salah. De especial gravedad, el granota Nacho y el joven bético Vadillo.

En el famoso 5-0 infligido por el Barça de Pep Guardiola al Real Madrid de Jose Mourinho, se recuerda una entrada descomunal a Leo Messi que no produjo gravedad de milagro. En el mismo partido, acabó una discusión entre jugadores, poniendo la mano abierta sobre el rostro de Carles Puyol e impulsándole al piso.  Fuera de los campos, también es habitual del twitter con sus chascarrillos y lapsos que se han hecho virales.

También recordamos que en una aparición conjunta con Gerard Piqué en una concentración de España, le reprendió públicamente por responder en el mismo idioma que fue formulada la pregunta, desconsiderando al idioma catalán, que también forma parte del acervo cultural español.

Sergio Ramos es muy mal ejemplo deportivo y no debiera acudir al Mundial de Rusia, porque estará en el ojo del huracán. Menos aún en su calidad de capitán. Pero pretender que el nuevo presidente Luis Rubiales, amigo del presidente merengue Florentino Pérez y con el corazón blanco, tome una determinación tajante es pedir peras al olmo. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper