A bote pronto

Se suicidó el Girona CF

El líder histórico español de penaltis a favor, consolidó su primera posición también esta temporada con dos nuevos penaltis a favor cobrados en campo adversario, lo cual eleva la gesta.

Fueron dos penaltis determinantes para la suerte del resultado final, ya que se produjeron consecutivamente y sirvieron para revertir un resultado en contra. En esta ocasión, la causa de estos registros cabe imputarlos más al poco oficio defensivo de los autores del estropicio que al colegiado valenciano Juan Martínez Munuera por señalarlos. Bien es verdad que el primero, por la teatralidad incorporada de Asensio, invita a la duda razonable.

Girona CF 1 Real Madrid 4, protagonistas y goles

Girona CF: Bono; Pedro Porro (Aday Benítez, m. 77), Bernardo Espinosa, Juanpe, Marc Muniesa; Pere Pons (Aleix García, m. 69), David Timor, Àlex Granell; Portu, Choco Lozano (Cristhian Stuani, m. 57) y Borja García.

Real Madrid: Keylor Navas; Dani Carvajal, Sergio Ramos, Nacho Fernández, Marcelo (Raphaël Varane, m. 59); Toni Kroos, Casemiro, Isco (Luka Modric, m. 75); Gareth Bale (Lucas Vázquez, m. 86), Karim Benezma y Marco Asensio.

Goles: 1-0, m. 16: Borja García. 1-1, m. 38: Sergio Ramos, de penalti. 1-2, m. 50: Karim Benzema, de penalti. 1-3, 58: Gareth Bale. 1-4, m. 80: Karim Benzema.

Árbitro: Juan Martínez Munuera (Colegio valenciano). Amonestó a los locales Pedro Porro (m. 32) y Marc Muniesa (m. 62) y al visitante Dani Carvajal (m. 66).

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 13.889 espectadores.

Percutieron primero los catalanes con el gol que abría el marcador del estadio Municipal de Montilivi, que rozaba el lleno para la ocasión. Un tanto producido desde la derecha del ataque rojiblanco, donde el joven Pedro Porro y Portu llevaban por la calle de la amargura al superado Marcelo y al desplazado Ramos, que tratan de suplir, en su contribución al ataque, las flaquezas defensivas. En primera instancia, Nacho repelió el disparo del ex barcelonista Choco Lozano, pero el rechace lo recogió el ex madridista Borja García que recortó al defensa para poner el balón a la cruceta. El delantero lo celebró tibieza festiva, atendiendo a su pasado, lo cual, además de un respeto a los orígenes, resulta también una desatención para la afición de su equipo actual. Son estas modas revisables.

El Girona controlaba bien el partido, si bien en el transcurrir de los minutos dio un paso atrás y los peloteros del Real Madrid ejercían su control en la línea de tres cuartos. En la recta final, los blancos se encuentran con el obsequio imperdonable de Muniesa que disputa un balón perdido en ataque a Asensio que siente el leve contacto y protagoniza, como un resorte, una caída circense con salto incorporado. Marcaría, “a lo Panenka” desde los once metros, Ramos, jugador que busca brillo incorporándose al ataque para paliar sus cada vez mayores deficiencias defensivas.

Al inicio del segundo período, la historia se repetiría. Esta vez el protagonista negativo fue Pere Pons que trata de defender la posición de un balón para que se pierda por la línea de fondo y le roba la cartera Asensio. Fruto de la impotencia, el catalán le derriba en un acto reflejo y, esta vez, el encargado del lanzamiento del nuevo penalti sería Benzema, con igual fortuna ejecutora.

Con todo a favor, los madridistas completaron la faena con dos nuevos goles de la “doble B”, Bale-Benzema. Keylor Navas, que aún mantiene en la suplencia a Courtois, tuvo dos intervenciones de mucho mérito, atajando un disparo de Borja García y otro de Alex Granell, para dejar al Real Madrid en la posición de líder provisional. Lo es por diferencia de goles y no por coeficiente, como era el criterio aplicado antaño. En ese caso, le superaría el FC Barcelona que, al no encajar ningún gol, su coeficiente es, matemáticamente, infinito.

El sueño de una noche de verano acabó para el Girona antes de la medianoche y cerca de la hora de juego. Se pudo obtener un resultado mejor, pero los graves errores propios le pasaron factura y le condenaron indefectiblemente. Enfrente tenía un rival con el oficio y el peso de una camiseta histórica, pero con muchas dudas.

Mientras Thibaut Courtois gestiona su debut liguero en las redes sociales con mensajes confusos, Keylor Navas ratifica su condición de titular con argumentos deportivos. En la defensa, Ramos y Marcelo han vuelto a ser un coladero, en tanto que Varane, con una pretemporada marcada por el Mundial de Rusia, se quedó en la reserva en beneficio del polivalente Nacho.

Repitió suplencia Luka Modric, lo cual tiene doble lectura. La cómoda es pensar que se gestiona su puesta a punto y la otra es deducir que el técnico de campo o el del palco le pasan factura reprensible por sus devaneos con el calcio.

A este Real Madrid en construcción, le favorece el calendario, pues en la tercera jornada recibe en el estadio Santiago Bernabéu al CD Leganés, antes del primer parón por “fechas FIFA”. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper