A bote pronto

El Real Madrid desnuda a España

El sorpresivo anuncio del fichaje de Julen Lopetegui para el banquillo del Real Madrid ha representado un varapalo para la Federación Española y para todos los aficionados de “la roja”.

Lopetegui ha estado negociando con el Real Madrid a espaldas de la RFEF, cuando hace tan solo veinte días (22 de mayo) se mostraba investido con la zamarra nacional y con la inscripción en su dorso de su nombre y el año final de su compromiso, datado en el año 2020. El nuevo presidente y el director general, Luis Rubiales y Fernando Hierro,  le secundaban, ufanos, en la foto, que ha pasado a la hemeroteca como una indecorosa estampa de la mezquindad humana.

Es una situación hilarante que se produce a dos días del inicio del Mundial y a solo tres del debut de España frente a Portugal.

La selección queda en una situación de emergencia y el papel del seleccionador desleal tremendamente comprometido. Pierde autoridad moral ante los diecisiete jugadores convocados restantes que no pertenecen a la nómina blanca.

Florentino Pérez se ha salido con la suya y ha negociado con un entrenador a sabiendas de su reciente contrato profesional renovado. Ha puesto los intereses de su club por encima de los intereses generales del fútbol español y eso es especialmente grave en quienes se sienten adalides del sentimiento patrio y juegan en un escenario que se ignora la bandera regional de la comunidad en beneficio de la española, atribuyéndose una representatividad que muchos pueden juzgar de gratuita y que, desde luego, ponen en tela de juicio actuaciones como la que se denuncia.

Aunque no haya tiempo material, la destitución inmediata del seleccionador podría ser una medida que dignifique la intervención deportiva. El seleccionador se ha puesto en el ojo del huracán y cualquier decisión quedará mediatizada bajo el sesgo de su destino próximo.

La pregunta en el aire es saber cómo gestionará la extraña presencia de seis futbolistas madridistas, de los cuales solo dos son titulares fijos en su equipo y un tercero juega con frecuencia. Algunos empiezan a comprender tanta excedencia blanca en clave de futuro.

Los jugadores barcelonistas y atléticos, principales rivales, pueden sentirse incómodos al ver que quien consigna la táctica, les da instrucciones y decide sobre su alineación es el entrenador del Real Madrid.

Arriesga también Florentino Pérez, pues aparte de la mala imagen que proyecta con esta decisión que debilita la suerte del fútbol español, una mala actuación española conllevaría un análisis negativo con la incorporación de un titular de un banquillo perdedor.

La Federación Española se ha enterado de la traición solo hace 24 horas, pues no sabía que su asalariado estaba negociando por libre, invirtiendo ya tiempo y pensamiento en su futuro profesional.

El Real Madrid pagará dos millones de euros a la Federación como pago por la cláusula de rescisión y se ha negado al requerimiento del presidente Luis Rubiales de diferir la publicación hasta pasado el Mundial, para no enturbiar la actuación de España en la competición. A Florentino Pérez le ha importado un pimiento los intereses del fútbol español al que lleva contra las cuerdas.

Lopetegui quiso celebrar una rueda de prensa en la misma tarde del martes, pero el presidente Rubiales, presente en Moscú en el Congreso de la FIFA ,le ha negado el permiso, diferiéndola para este miércoles ya con su presencia.

Los vicepresidentes Rafael del Amo y  Ana Muñoz han mostrado su sorpresa morrocotuda y su enojo. En una nota de urgencia ante la crisis, la Federación ha solicitado: “el máximo respeto para mantener la normalidad en la concentración de la Selección nacional a las puertas de nuestro debut en el Mundial ante Portugal”.

La noticia ha tenido un amplio eco internacional en medio de la incredulidad. El Daily Mail se muestra más punzante y sarcástico: “El Real Madrid revela a Lopetegui como entrenador apenas dos semanas después de firmar un nuevo contrato con España, pero tomará las riendas después del Mundial y, mientras, estará a cargo de los chicos del Barça”.

La decisión del Real Madrid desnuda a España y compromete su papel en el Mundial de Rusia. Los sentimientos madridistas de Lopetegui le han traicionado y su honorabilidad y prestigio personal quedan muy tocados. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper