A bote pronto

Problemas para Valverde con ocho bajas

Las ausencias por lesión en la plantilla del FC Barcelona han ido in crescendo en el transcurrir de la temporada, hasta acumular ocho convalecientes con la baja médica que no pueden jugar en esta decimocuarta jornada del campeonato de liga en que los blaugranas reciben al Villarreal.

Los inhabilitados se corresponden con los nombres de Samuel Umtiti, Thomas Vermaelen, Arthur Melo, Luis Suárez, Sergi Roberto, Rafinha, Jasper Cillessen y Sergi Samper. Representa un porcentaje del 34,7 de la plantilla profesional. Ello ha obligado al técnico Valverde a completar la convocatoria con tres chicos del filial, que son Iñaki Peña, Juan Miranda y Juan Brandáriz Movilla, “Chumi”. Los tres fichados en edad juvenil y que provienen de las canteras del Depor, Betis y, precisamente, Villarreal.

Se incorporan para completar la lista, pues no parece que el técnico les vaya a dar chance para dar el salto. Hay varios futbolistas del equipo filial que individualmente destacan, pero al colectivo del filial le está costando mucho su adaptación a la Segunda B y los resultados y el juego desplegado del equipo entrenado por García Pimienta dista mucho de ser convincente.

Esta clasificación baja del Barça B revalida la poca convicción que Valverde tiene de la cantera. Podía esperarse lo contrario, atendiendo a su procedencia vasca y la costumbre obligatoria de sobrestimar la cantera de Lezama. Sabe el “txingurri” que vive el presente y se le valora en la inmediatez, por lo que la vigencia de su cargo va relacionada con los resultados. No puede olvidar que algunos directivos quisieron despedirlo después de la eliminación europea en el despropósito de Roma.

El visitante “La Plana Baixa” visita el estadio con un buen cartel, acumulado por méritos pasados por encima de su realidad actual. Y es que el equipo “groguet” entrenado por Javier Calleja está siendo muy irregular y poco fiable. Está clasificado decimoséptimo en la tabla.

Sabiendo la prioridad que otorga el técnico blaugrana a los componentes de la primera plantilla, no es demasiado complicado adivinar la alineación, en la que Leo Messi jugará de nuevo de “falso nueve”, en detrimento de Munir al que no le llegan las oportunidades, aunque el centro delantero titular, Luis Suárez, se halle convaleciente de su rodilla.

Diez hombres parecen fijos, dependiendo el onceavo del dibujo táctico que quedará condicionado a la posición que se le asigne a Coutinho. Si juega en la media en el 4-3-3 tendrá opciones Malcom, pero lo probable sea que juegue por el carril de la banda izquierda y deje hueco en la medular para Arturo Vidal.

De los veinte partidos oficiales disputados este curso, solo en cinco se ha conseguido dejar a cero la puerta propia: Ocurrió en LaLiga al inicio ante el Alavés y el Valladolid, en Champions League frente al PSV y el Inter y en la Copa del Rey ante el modesto Cultural Leonesa.

El Sevilla FC jugará después del Atlético y el Barça y sabrá a qué atenerse para resguardar su posición de líder. A primera hora vespertina, el Atlético disputará su partido en el estadio de Montivilí con el Girona CF, clasificado sin apuros y que viene de ganar, a domicilio, el duelo catalán frente al RCD Espanyol.

En los partidos de la jornada sabatina, asistimos a la tercera derrota consecutiva del Espanyol, en la antesala de recibir en Cornellà-El Prat la visita del FC Barcelona. Los pupilos de Rubí se han desinflado y rebajan las expectativas creada con su buen inicio.

El Real Madrid ganó por 2-0 al Valencia en el estadio Santiago Bernabéu, en un score que puede resultar engañoso. El cuadro de Mestalla se auto goleó a los siete minutos por un cabezazo a la escuadra de su jugador Wars en un centro que había permitido Gabriel Paulista que, con ventaja, dejó que Carvajal accediera al pase central. A los diecinueve minutos, el colegiado Hernández Hernández ya había mostrado tres tarjetas amarillas a Paulista, Soler y Gayá, que condicionaron su actuación.

Desaprovechó el Valencia no menos de cuatro oportunidades muy claras frente a Courtois. Una de ellas, previamente, el colegiado señaló indebidamente fuera de juego. De haber entrado el balón el VAR hubiera rectificado al colegiado. En las acaballas, el Real Madrid sentenció en un contraataque con la defensa ché desguarnecida por el empeño atacante.

Isco y Asensio, a los que no ha mucho, la prensa local propulsaba poco menos que para el Balón de Oro, siguieron en la reserva. El andaluz no ha sido titular en ninguno de los siete partidos dirigidos por Solari. Saltó al terreno de juego en los últimos diez minutos, antes el técnico priorizó la entrada de Asensio y del canterano Valverde, y el público lo recibió con división de opiniones simulando el coso taurino de Las Ventas. Está empezando a cuajar algunas filtraciones interesadas acerca de la disciplina y buenos hábitos del malagueño. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper