A bote pronto

El omnipresente Leo Messi capitanea otra goleada

El FC Barcelona celebrará la Navidad como líder de un campeonato que ha ganado en siete de las últimas diez ediciones. En el estadio Ciutat de València el holgado marcador es consecuencia de la aportación clarividente de un superdotado como Messi, pero también al buen trabajo colectivo que minimizó la capacidad reconocida de los locales, bien clasificados en el campeonato y que ya habían vencido al visitante Real Madrid.

La imprevista baja del lateral Semedo por problemas rotulares la solucionó el técnico modificando el dibujo, al carecer de un jugador específico para el puesto. El Barça se movió en torno a un 3-5-2, jugando con los tres centrales disponibles e involucrando a Dembélé a tareas de mayor contención defensiva.

Levante UD 0 FC Barcelona 5, protagonistas y goles

Levante UD: Oier, Jason, Cabaco, Postigo (Prcic, m.70) Róber Pier, Rochina (Coke, m.70), Campaña, Bardhi, Toño, Boateng (Borja Mayoral, m.62) y Morales.

FC Barcelona: Ter Stegen, Piqué, Vermaelen (Arthur, m.52), Lenglet, Rakitic, Vidal (Coutinho, m.78), Busquets, Jordi Alba, Dembélé (Denis Suárez, m.81), Messi y Suárez.

Goles: 0-1, min. 34: Luis Suárez remata de volea con la derecha tras un pase de Messi. 0-2, min. 42: Messi, recibe de Busquets y supera en la carrera a Postigo y bate a Oier con un remate por abajo. 0-3, min. 47: Messi remata a la red un pase de Alba por la banda izquierda que Suárez deja pasar. 0-4, min. 60: Messi, bajo palos a asistencia de Arturo Vidal. 0-5, min. 88: Piqué corta un balón y acompaña un contragolpe para marcar a pase de Messi.

Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Rober Pier y Jason, por el Levante y a Dembélé, Rakitic y Jordi Alba por el Barcelona. Expulsó con tarjeta roja directa a Cabaco (m.76).

Este resultado abultado, como bien expuso el técnico local Paco López, es consecuencia del talento individual de las figuras blaugranas. Ter Stegen fue bendito culpable de la imbatibilidad de su marco con dos intervenciones prodigiosas, Gerard Piqué atendió a una multitarea con una solvencia majestuosa y que coronó con su quinto gol en la temporada, tercero en liga, cortando un balón y recorriendo noventa metros para llegar a zona de remate y culminar con clase.

En el medio campo la personalidad de Busquets se impuso, con intervención en los dos primeros goles que llegaron tras la recuperación de sendos balones y el segundo de ellos culminado con la asistencia célere y ajustada al espacio.

Arriba, Luis Suárez abrió la lata con una volea de mérito y transitó en la zona sembrando peligro y Leo Messi desequilibró todo el sistema granota con sus dos asistencias y su hat-trick número cuarenta y tres, que eleva su cuenta particular a veinte goles oficiales en el curso, catorce en la liga española y seis en la Champions League.

El rosarino rompe todas las estadísticas y a día de hoy es el jugador barcelonista que ha sumado más victorias con 323 triunfos superando el récord que ostentaba Xavi Hernández. Con probabilidad, este mismo curso puede superar a Iker Casillas y erigirse en el futbolista de la historia de la Liga con más victorias en números absolutos; lo es ya, en porcentajes.

En una victoria coral, no sería justo no hacer mención a la sobriedad de Lenglet, al sacrificio de Dembélé, a la aplicación de Alba, Rakitic y Vermaelen y al “recorre millas” Arturo Vidal que no solo supo poner la pierna, sino también el pie, con una gran asistencia de gol a Messi. Arthur tuvo media hora de juego para demostrar sus condiciones en el manejo del balón y control de los tiempos. Menos minutos tuvo Coutinho, el gran sacrificado de la alineación titular.

Denis Suárez jugó el último tramo, con tiempo suficiente para marrar una clara oportunidad, similar a otra del charrúa en esa misma fase. Los minutos del gallego cabe entenderlos como una necesidad del club para ponerlo en el mercado, que Valverde atiende, pero es en detrimento del crecimiento de Aleñá que se hace acreedor a esa gracia.

Paco López sacrificó a su goleador Roger Martí – ocho tantos por Boateng, en el que perduraba el recuerdo de su hat-trick hace seis meses ante el Barcelona en el increíble 5-4 y que significó la única derrota blaugrana en una liga que ya estaba sentenciada a su favor. El bullicioso delantero justificó su titularidad y puso en aprietos a la zaga, que vio inerte como en el minuto 32 lanzaba un balón filtrado por Campaña que repelía con fuerza el travesaño.

Justo dos minutos después de la mejor ocasión local, Messi corre en paralelo al marco, en su trazo preferido, arrastrando defensores e inventa un pase al centro donde el desmarcado Suárez remata de volea con gran destreza.

Con el marcador a favor, se rompió el guion y llegaron más goles, tres con la firma de Messi y el quinto del festivo e imperial Piqué, todos ellos bajo el denominador común de la bella factura de ejecución, con especial mención al cuarto, producto de una gran jugada del uruguayo con túnel incluido y centro de exterior al segundo palo donde acude Arturo Vidal con posibilidades de remate, pero sorprende a todos colocando el balón a Messi para que remache a boca de gol.

No mereció el Levante la crueldad de ese cinco a cero y acabaría el partido con un hombre menos por la imprudente entrada dañina de Cabaco a Dembélé que le costó la tarjeta roja directa. Jason y Toño crearon problemas por las bandas y Morales y Boateng conjugaron peligro; sin embargo, el andamiaje defensivo fue víctima de la acumulación de talento blaugrana y ello explica el guarismo final. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper