A bote pronto

Malcom era el tapado de Abidal

Los tres fichajes cerrados en este curso 2018-19 tienen el denominador común de la juventud, lo que rebaja la media de edad de la plantilla. Es un buen dato que equilibra el recorrido del plantel que ya empieza a acumular años en sus figuras más estelares.

Con estas tres incorporaciones se queda a la espera de la llegada de un nuevo centrocampista para cerrar definitivamente la plantilla. Suenan con fuerza los nombres de Rabiot y De Jong, que también responden a esa exigencia de juventud. Si el fichado fuera el francés, el holandés no queda descartado y pudiera diferirse un año su contratación.

Con ello se pasa página al contratiempo severo que representó la marcha atrás de Antoine Griezmann que dejó plantado al cuerpo técnico cuando ya daba por hecho el fichaje. Obviamente, las incorporaciones de Griezmann y de Willian, por el que el Chelsea pedía setenta y cinco millones por el jugador que cumple en fechas agosteñas la treintena de años, hubieran supuesto un incremento de calidad en la inmediatez, ya que podían considerarse con sello de titulares, en tanto que Arthur Melo, Clément Lenglet  y Malcom Filipe Silva de Oliveira, mejoran la plantilla pero no necesariamente el equipo titular en el que lucharán por un puesto.

Mientras los dos primeros fichajes se han cocinado a fuego lento, el tercero ha sido exprés, o así lo ha parecido al resultar sorpresivo. Se le ha arrebatado a la Roma en última instancia, mejorando la oferta económica cuando el Girondins de Burdeos ya había apalabrado la venta al equipo de Ramón Rodríguez Verdejo “Monchi”. A última hora ha habido un cambio de destino en el aeropuerto y el jugador brasileño ya ha sido presentado esta misma tarde en las oficinas del FC Barcelona.

Es comprensible el malestar del conjunto italiano, último verdugo en cuartos de final del Barça en la Champions League. Hasta el punto de que amenazan con estudiar alguna medida legal. No tendrá recorrido la queja si se lleva a cabo, porque no había documentación firmada. Sin embargo, puede resultar dañada la imagen, por entender que no se haya obrado con la ética formal de actuación del Club , circunstancia que nos preocupa.

Malcom es un apodo que recoge el homenaje, con el lapso de una segunda consonante ele suprimida, al conococido activista del movimiento por los derechos civiles de la población negra en los EE.UU., Malcolm X.

Ernesto Valverde ya cuenta en su plantilla con un futbolista de similares prestaciones en la persona de Ousmane Dembélé. Velocidad, desmarque, “uno contra uno”, ambos nacidos en 1997, son características comunes. Es un zurdo que juega preferentemente a banda cambiada para aprovechar en la diagonal su buen disparo con la “pierna buena”. La gran variación está en el precio, pues la cotización del brasileño de Sao Paulo, ha sido tres veces menor.

Los destinos de Monchi y el FC Barcelona parecen asociarse. Con Monchi de secretario técnico del Sevilla FC , el Barça alivió la tesorería nervionense con cinco fichajes millonarios: Keyta , Adriano, Aleix Vidal, Alves, Rakitic. Esta fijación en el trabajo de reclutamiento de los descubrimiento de Monchi nos lleva a pensar que sería mucho más rentable fichar al hombre que brilla en el despacho

El Barça ya tiene el cuarto delantero, al sumarse el paulista a Dembélé, Messi y Luis Suárez y puede agregarse un quinto, si consideramos prioritaria la posición avanzada de Coutinho. No obstante, parece que la idea inicial  es contar con otro jugador, ya disponible, como sustituto preferente del uruguayo. Así, Munir y Alcácer pugnarán por un puesto en la plantilla y la decisión no necesariamente ha de venir dada bajo criterios deportivos como sería deseable. La puja del mercado puede decantar el descarte.

La proyección de futuro de los tres fichajes es innegable; su rendimiento inmediato es más dudoso porque no vienen con el certificado de titulares, si bien incrementan la calidad media del grupo. Dentro de este mercado, imparablemente  inflacionario, la inversión parece que se ha efectuado bajo los parámetros de la prudencia, lo que haría rescatable el dispendio . O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper