A bote pronto

Luka Modric deja a Florentino Pérez al descubierto

Leo Messi se ha quedado solo en la cúspide de LaLiga Santander sin la sombra alargada de Cristiano Ronaldo, que huyó de la Hacienda Española y de Florentino Pérez. En la jornada inaugural sabatina, el argentino canterano del Barça volvía a deleitar a los aficionados al fútbol con otra actuación majestuosa, resumida en dos goles y dos lanzamientos a la madera. Y ello también contribuye a poner más presión al rival por excelencia.

Nunca una victoria deportiva de la trascendencia de una Champions League, tuvo un recorrido más corto de celebración. Ya en el minuto uno, el portugués, sobre el terreno de juego del estadio Olímpico de Kiev, hablaba en pasado de su paso por el Real Madrid, creando un cisma que perdura. Pero quien tomó anticipado el billete de salida fue el entrenador Zidane por causas no reconocidas, pero que están en el sentimiento general que tienen que ver con la falta de entendimiento con su presidente plenipotenciario.

Cumplió su palabra y Cristiano Ronaldo marchó a Torino donde le aguardaba la “vecchia signora” y una afición que casi ha amortizado su transacción económica con la venta de camisetas blanquinegras. Para ello fue necesario, que Florentino Pérez rebajara su cláusula de rescisión un 90% para facilitarle la salida.

Se agregó el croata Mateo Kovacic descontento con el papel que desempeñaba en la plantilla y exigiendo un cambio de aires. El segundo capitán Marcelo oye cantos de sirena transalpinos de Cristiano Ronaldo que le quiere a su lado y el defensa se deja querer no poniendo reparos al runrún.

En esa marejada gruesa, toma relevo principal Luka Modric, Balón de Oro del Mundial, al que el Inter de Milan, que vuelve a la máxima competición europea después de seis años de abstinencia, le presenta una oferta deportiva atrayente y, económica, irrenunciable.

Se estableció un pulso con el futbolista. De una parte, el presidente se remitió a la cláusula de rescisión de 750 millones de euros y, de otra, el jugador prolongó por su cuenta el período vacacional, tras el certamen mundialista.

La vacante del banquillo la solucionó Florentino Pérez de forma desesperada y tras coleccionar negativas de los primeros espadas. No reparó en desnudar a la selección española con el arrebato del técnico y la provocación del tsunami que derivó en la mala clasificación de España en el Mundial. Contó con la aquiescencia de un técnico poco honorable que predicaba a sus jugadores lo contrario que ejercía, al no cumplir su contrato.

Hacen falta fichajes para elevar el tono deportivo y suplir la ausencia de la principal estrella, pero el mercado no ha sido fácil para el secretario técnico in péctore y las principales referencias balompédicas no han hecho por la labor de recalar en la casa blanca.

En esa provisionalidad preocupante llegó la Supercopa de Europa y el rival ciudadano, el Atlético que sí se ha reforzado bien, fue superior y le venció con argumentos deportivos.

Al Real Madrid le falta un central, un medio y un delantero centro, pero se ha reforzado con un portero y un lateral, Courtois y Odriozola, que no eran de primera necesidad.

En ese marco de incertidumbre, el Real Madrid sumó los tres primeros puntos de la liga, al vencer con comodidad a un flojo Getafe por un resultado discreto de dos a cero. La anécdota la protagonizó el colegiado catalán Estrada Fernández, al que el VAR le corrigió un penalti que había señalado a favor del Real Madrid sin persuadirse del claro fuera de juego que le precedía. Sigue la tradición y es que cuando los colegiados catalanes acuden al estadio Santiago Bernabéu se les obnubila la vista y les entra tembleque.

Luka Modric comenzó la liga en el banquillo por decisión, se supone, de su entrenador que prefirió a Ceballos, denostado por Zidane. Ya en la Supercopa, el croata también fue reservado.

Florentino Pérez, superado por los acontecimientos, ha presentado a la FIFA una denuncia por considerar que el Inter había violado el artículo 18 del reglamento de traspasos, al contactar con el jugador sin conocimiento del club propietario de los derechos federativos.

El prestigioso periódico Gazzetta dello Sport ha revelado que la FIFA contactó con el futbolista que ha declarado que fue él quien inició los contactos con el Club lombardo, pues quería jugar con sus compañeros de selección, Ivan Périsic, Marcelo Brozovic y el recién llegado Sime Vrsaljko, cedido por el Atlético. Ello deja en aguas de borrajas la reclamación formal del Real Madrid, al quedar desarmada su argumentación.

La salida de Modric al fútbol italiano no se ha podido consumar en este mercado, pues la Serie A cerró las contrataciones el pasado 18 de agosto (no así la española que se alarga, incomprensiblemente, hasta el 31 de agosto).

Los nerazzurros ofrecían al jugador un contrato de cuatro años con diez millones fijos netos por temporada y contemplaba una oferta para sumarse a la liga de China dos años más. Unas condiciones excepcionales, que superan, en mucho, sus actuales prestaciones de 6,7 millones, incomprensiblemente lejos de las cifras del defensa Sergio Ramos que contempla los dos dígitos.

Se esperan fichajes galácticos como huida hacia adelante. El presidente Lorenzo Sanz ganó la Champions League y fue desbancado de la presidencia por Florentino Pérez. Ahora no sería el caso porque el actual inquilino del Palco ha blindado la presidencia, pero las aguas bajan turbulentas. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper