A bote pronto

Luis Rubiales , nuevo Presidente de la Federación Española de Fútbol

El joven abogado Luis Rubiales, (23 de agosto de 1977, Las Palmas de Gran Canaria)  hasta ahora Presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles – AFE – es el nuevo Presidente de la Real Federación Española de Fútbol – RFEF -.

Se impuso por un registro amplio de 80-56 a Juan Luis Larrea, extesorero de la RFEF que ocupaba el cargo presidencial de forma interina al suplir la vacante forzosa creada por la destitución fulgurante de Ángel Maria Villar a cargo del Gobierno de España. De este resultado, se desprende que Rubiales ha rescatado votos de los que avalaron la candidatura de su oponente.

La deposición de Ángel Maria Villar creó alarma en las autoridades europeas que veían, en un principio, una intromisión política al intervenir el Tribunal Administrativo del Deporte TAD – e, incluso el Consejo de Estado.

Luis Rubiales tiene un mandato intenso pero corto, ya que comienza con un retardo de casi dos años. Se extinguirá con la Eurocopa del 2020, pues habrá nuevos comicios que determinen una Asamblea renovada.

Se ha constatado un solo voto en blanco y las ausencias de los futbolistas miembros de la Asamblea, Pedro León e Iago Aspas. Sí ejercieron el derecho a voto el seleccionador nacional Julen Lopetegui y el expresidente Juan Padrón, investigado en la causa por la llamada “Operación Soule”.

La primera decision visible que ha de tomar el nuevo presidente es la de la entrega de la Copa como campeón de liga al FC Barcelona. Al campeón le han sobrado cuatro partidos y pretende recibirla este domingo en su enfrentamiento postrero con la Real Sociedad y que, además, coincide con el adiós del capitán Andrés Iniesta, que tomará rumbos asiáticos aún por determinar. Es previsible esta concesión que permita visualizar más la despedida triunfal del internacional español.

Otro tema que atañe al FC Barcelona es la decisión acerca de las fechas para la Supercopa de España que debe disputar ante un Sevilla FC que, por su clasificación séptima en el campeonato, tiene chance de acceso a la Europa League. Para ello tendría que superar tres eliminatorias previas que le ocupan el tramo final de julio y todo el mes de agosto. Los derechos televisivos impiden jugarla a un solo partido o, lo que sería más sensato y justo desde el plano deportivo, otorgársele directamente al cuadro catalán en su doble condición de ganador de LIga y Copa.

Preocupa enormemente el deterioro que ha padecido la Federación, con dirigentes encarcelados y unas relaciones institucionales depauperadas con otros organismos y con los medios informativos. Conviene una campaña de luz y taquígrafos, para superar la falta de transparencia que ha sido santo y seña en el longevo mandato anterior.

Su relación personal con Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional – LFP -, que apoyó al candidato derrotado, ha flaqueado, pero ahora deberá concertar acuerdos y limar asperezas.

Con el Consejo Superior de Deportes, -CSD – que preside José Ramón Lete y con el Comité Olímpico Español -COE – , presidido por Alejandro Blanco se espera que tenga una relación de fidelidad. Asimismo, deberá crear puentes de entendimiento con los organismos internacionales de la UEFA y la FIFA.

Estamos a menos de un mes del comienzo del Mundial de Rusia y quedan muchos cabos por atar y deberá ponerse manos a la obra de forma célere. Entre ellos, concertar amistosos y firmar el contrato de las primas de los jugadores.

Estamos ante un presidente de un nuevo organismo que también tiene sus filias con el Real Madrid, lo cual crea un overbooking de cargos en organismos principales decantados por la  preferencia deportiva hacia el mismo Club. Es notoria su excelente relación con Florentino Pérez, presidente del Real Madrid.

Tanto la Federación Catalana de Fútbol – FCF –, que preside Andreu Subies. como el FC Barcelona con Josep Maria Bartomeu al frente, han apoyado su candidatura. Se vislumbra una lucha de poder entre Laliga, o sea Tebas, y la Federación, es decir, Rubiales. Dos personajes ambiciosos.

Uno de los Comités a desmantelar nominalmente es el de Disciplina, al frente del cual está Francisco Rubio, con graves decisiones en contra de los intereses del FC Barcelona

Desde la óptica barcelonista, será obligado estar vigilantes, pero ello acostumbra a ser una constante. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper