A bote pronto

Los despachos del Barça con la luz encendida

Las fuertes emociones del Mundial y su impacto informativo nos están desviando el foco  que esta sección de A Bote Pronto dedica mayoritariamente a los avatares del FC Barcelona. Mientras las ocho selecciones cuartofinalistas del Mundial de Rusia aguardan en sus cuarteles generales, en los despachos de los clubes se trabaja a destajo en las confecciones de las plantillas para la temporada 2018-19. Es el caso del Barça.

La operación del verano de mayor impacto hasta el momento no se llevó a cabo. El compromiso solo quedó en eso y Antoine Griezmann reconsideró su postura de incorporarse al Barça para seguir creciendo al lado de Leo Messi y optó por seguir en el Atlético, con circo mediático incorporado. Contó con la colaboración estelar del empresario Gerard Piqué, metido en acechanzas comunicativas a capricho, que ocasionó un daño emocional al Club y a su masa social.

En la recta final de las actas figuran dos nombres propios: Arthur Melo y Clément Lenglet. El brasileño adelantará su llegada a este mercado de verano, consecuencia de la decisión de Andrés Iniesta de marchar al fútbol japonés  y de la lesión de larga duración de Carles Aleñá, única incorporación del filial a la primera plantilla del curso 2018/19.

Ambas incorporaciones se acercan globalmente a los ochenta millones de euros sumando conceptos, entre los que destacan los tres millones de euros por derechos de formación del futbolista Lenglet que deberá percibir el Nantes francés y el precio al alza de Arthur al avanzar el traspaso acordado en diferido.

Se trata de dos futbolistas de futuro, pero con un presente que mejoran  la plantilla pero no el equipo base. Sí lo hizo el último fichaje consagrado como fue el de Philippe Coutinho, que ahora queda compensado con la ausencia de Iniesta.

Fallida la “operación Griezmann“, parece que los técnicos han modificado el perfil del futbolista de primer nivel que quieren incorporar, acercándose más hacia un centrocampista con llegada. El puesto que iba a ocupar el francés, debe tener de adjudicatorio a Coutinho, fichado como sustituto de Iniesta y que se ha observado, ya con la elástica blaugrana, que se desenvuelve mejor en la zona de tres cuartos, más aliviado de obligaciones defensivas.

Para entrar, dejen salir. El proverbio es aplicable al FC Barcelona, que conjuga el exceso de nóminas con la precariedad de recursos económicos.  El Club debe obtener beneficio de las bajas propuestas y el tiempo juega en su contra porque acelera decisiones que rebajan pretensiones.

Tres nombres de la última plantilla están en la rampa de salida: Alex Vidal, Paco Alcácer y André Gomes. De los tres se debe extraer beneficio económico pues no están amortizados. A éstos, hay que añadir a los recuperados Munir y Rafinha. El brasileño a causa de la marcha atrás del Inter, que descuenta una operación del curso pasado que fue vendida por excelente en una transferencia que tuvo muchas sombras informativas que la cruda realidad deja patente.

No tienen vitola de intransferibles aunque se les valora Cillessen, Digne, Paulinho, Yerry MIna, Vermaelen y Denis Suárez. Algunos de ellos pueden causar baja y si hay ofertas importantes, Ernesto Valverde puede dar su conformidad a cambio de permutas que acrecienten el nivel competitivo.

Como se aprecia, queda mucho por hacer y unas posibles bajas de las no contempladas multiplica la tarea por las nuevas necesidades que se abren. En el entretanto, entre el goteo de fugas del fútbol formativo, nos conglatula la renovación de Oriol Busquets del Barça B, con coincidencia de apellido y características de juego, pero sin relación familiar, con Sergio Busquets. Una grave lesión le tiene en el dique seco, pero es un valor que ya tiene registrado Valverde para la inmediatez.

En la meseta, Cristiano Ronaldo, que se despidió del Mundial condonándole una nueva agresión, está más fuera que dentro del Real Madrid que ha rebajado la claúsula de rescisión  un noventa por ciento. De mil a cien. Razón de que Florentino Pérez se lo quiere sacar de encima y la Juventus puede ser su nuevo destino.

En fin, el descanso mundialista nos ha permitido esta pequeña tregua. Días habrá para analizar novedades con operaciones contrastadas. Las serpientes de verano las dejamos para los que viven de esas portadas. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper