A bote pronto

Las cuentas del Barça a tiempo parcial

El último trasvase sonado se refiere al fichaje de Courtois por el Real Madrid que paga los 35 millones de euros de su cláusula de rescisión. Otras operaciones previstas se quedarán hoy en agua de borrajas, cuando, inexorablemente, se cierre a las 18 horas de hoy el mercado de fichajes de la Premier League.

Sin la presión del campeonato más apasionante y seguido del mundo, el mercado devaluará la cotización de los futbolistas transferibles. De ahí que los clubes con excedentes anden con ciertas prisas, en tanto que los compradores gestionen los tiempos para fijar los precios.

El FC Barcelona tiene unas horas por delante para colocar con buen precio a André Gomes, Marlon, Yerry Mina y Rafinha Alcántara. Otros nombres son Munir, Alcácer o Cillessen, éste último por deseo propio del cancerbero al querer optar a jugar más minutos sin la sombra alargada del alemán Ter Stegen.

En ese listado de prioridades, no se descarta la inclusión de algún otro nombre sorpresivo y, también, alguno con ficha del filial. El Barça B ha bajado a la Segunda División B, y esta categoría menor les queda pequeña, para su progresión, a futbolistas como Palencia, Cucurella y alguno más que, sin embargo, no se considera aptos para el ascenso directo al primer equipo.

El FC Barcelona, equipo más acreditado en España por su condición de campeón reiterativo de las competiciones estatales en el postrer decenio, ha reforzado la plantilla con la incorporación desde el inicio de Coutinho que llegó en el mercado de invierno, Lenglet, Malcom, Arthur y Arturo Vidal. Además de la efectiva del joven Dembélé, tras un año aciago por una grave lesión, en plena fase de superar la adaptación por el cambio.

Las bajas de Iniesta y Paulinho se han producido por iniciativa propia de los futbolistas, atendiendo intereses y consideraciones de distinto enfoque, pero con el denominador común de la oferta económica que les llegó de Japón y China, respectivamente.

En espera de que llegue un quinto hombre de refuerzo para el centro del campo, se puede afirmar que la plantilla ha mejorado la media de competitividad y los considerados titulares fijos lo serán menos. Se lleva gastado unos 140 millones en las adquisiciones (Malcom 41, Lenglet 39, Arthur 31+9, Arturo Vidal 20). Además de 5 millones por el senegalés mundialista Wagué que iniciará curso con ficha en el equipo filial, pero con proyección al grupo de Valverde.

De Jong, Rabiot, Pogba, Parejo, N’Zonzi y Thiago son los nombres que más suenan y que han acaparado más portadas. No hay que descartar algún “tapado”, como ocurrió con la incorporación de Malcom, como alternativa a la negativa del Chelsea de traspasar a Willian.

De los rivales cabe señalar que el subcampeón liguero, el Atlético se ha reforzado bien, empezando por la confirmación de Griezmann encabezando el nuevo proyecto deportivo. Futbolista que se desdijo de su compromiso de fichar por el FC Barcelona, lo cual tuvo aires de desprecio, aderezado por la incomprensible aportación teatralizada por el empresario Gerard Piqué en sus horas que no viste calzón corto.

El tercero en discordia, el Real Madrid, vivirá la etapa post Cristiano Ronaldo, después de que el entrenador Zinedine Zidane también les haya abandonado. Kovacic ha forzado a los blancos a cederlo al Chelsea, en contra de la opinión del entrenador Lopetegui, arrebatado por Florentino Pérez a España en plena preparación para el Mundial de Rusia, lo cual representó el principio del fiasco de la selección hispana.

La patata caliente se llama Luka Modric, Balón de Oro mundialista, que quiere irse del Real Madrid que “solo” le paga 6, 5 millones de euros, muy lejos de los más de nueve que percibe el galés Gareth Bale. El Inter le ha propuesto un contrato sugerente de cuatro años y le garantiza dos años más de continuidad en el fútbol chino. El jugador croata, que tiene un compromiso de salida apalabrado con el presidente, guarda un silencio cómplice, lo que subleva al máximo dirigente madridista que observa, inane, que no domina la partida. Vanamente, se refugia en la cláusula de rescisión de 750 millones de euros.

La llegada de Thibaut Coutois llevará injustamente al ostracismo al costarricense Keylor Navas, que ha tenido actuaciones sobresalientes y decisivas para los logros europeos del equipo y dejará sin sitio en la plantilla al mediocre Kiko Casilla y, muy probablemente, al hijo del ex entrenador Luca Zidane.

Con Leo Messi pilotando el Barça, con Antoine Griezmann el Atlético y, sin Cristiano Ronaldo en el Real Madrid, no hay razones objetivas para pensar que pueda variarse el orden establecido en el fútbol español. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper