A bote pronto

LaLiga en semana de Champions

La jornada cuarta de laLiga principió en viernes con la victoria ajustada del Rayo Vallecano frente al Huesca, debutante en la categoría y que parece haber perdido fuelle, tras dos primeras jornadas de éxito con empate en San Mamés y victoria doméstica.

La jornada sabatina se iniciará con el matinal Atlético – Eibar, programado a la hora del vermouth y que debe representar el punto de arranque de los rojiblancos del “Cholo” Simeone, que han tenido un inicio decepcionante. No se lo pondrá fácil el equipo de José Luis Mendilibar, que pugnará por prolongar la crisis de resultados del Atlético.

Del Barça nos ocupamos en el A Bote Pronto de ayer, y la rueda de prensa de Valverde confirma nuestras conjeturas sobre la llegada de las rotaciones, que también ha llegado a las piezas complementarias con la inclusión de Rafinha en la expedición en lugar de Arthur, recién debutante con la canarinha.

El estadio de Anoeta ha suprimido la pista de atletismo que circundaba perimetralmente el terreno de juego, en favor de gradas más próximas y estrena césped. La plantilla acumula lesiones, siendo la baja más difícil de subsanar la de su delantero centro Willian José. El escenario nos retrotrae a viejas y negativas experiencias, que no solo se circunscriben a la más reciente del 2015 con el affaire de Messi y Luis Enrique, cicatriz cerrada con inteligencia y mano cirujana. Hay otros episodios de puntos vitales perdidos en Donosti.

El pasado curso, la Real Sociedad se plantó con un 0-2, en un quítame allá, que aminoró Paulinho con un gol al filo del descanso que dio paso a una remontada que solo se consumó en el suspiro final con la picadura de “la pulga”. Antes, el uruguayo había dejado su sello goleador.

A media tarde nos aguarda un interesante Valencia – Betis. El equipo de Quique Setién viene de ganar al Sevilla y los chés no han alcanzado los resultados previstos. Marcelino García Toral tiene dudas en el eje defensivo

El cierre sabatino lo firman en San Mamés el Athletic Club y el Real Madrid. Un duelo histórico donde los visitantes han tenido muchas dificultades para conseguir puntos, algunos de ellos no exentos de polémica. El tándem Benzema (4)- Bale (3) está presentando credenciales goleadoras, por delante de la dupla culé Messi (4) – Suárez (2).

El argentino Eduardo Berizzo, nuevo en la plaza bilbaína tras sus experiencias en el Celta y Sevilla, deberá buscar el antídoto y para frenar al galés requerirá de un sistema mixto de ayudas, donde el juego posicional será capital.

El debut de Lopetegui se asemeja al de Valverde en el curso pasado. Ambos quieren entrar en las competiciones con buen pie y pretender asegurar los resultados, alineando a los que consideran más aptos para el objetivo victorioso. Hoy tienen una prueba de fuego.

Lopetegui, como es habitual, esconde sus cartas, aunque parece que en la portería repetirá Courtois en detrimento de Keylor Navas. La elección de los hombres de campo dependerá más del estado físico en el retorno del periplo internacional que de la cita inminente europea, cuya clasificación en la liguilla nadie discute, una vez sabida su composición.

Abre el fuego dominical un Leganés-Villarreal, impropiamente igualados en la negatividad con un solo punto conquistado que les lleva a la zona de zozobra.

A primera hora de la tarde, en Cornellà juegan Espanyol y Levante. Duelo que lo iguala los últimos resultados que registran la derrota blanquiazul en Vitoria, donde el cuadro alavesista remontó el gol inicial y el buen hacer de los granotas de Paco López que promedian dos goles por partido y que presentarán el refuerzo del madridista Borja Mayoral.

Valladolid – Alavés y Sevilla – Getafe cierran la tarde. Los albivioletas estrenan propietario en la persona de Ronaldo Nazario y buscarán su primera victoria tras recuperar un puesto en la División de Honor. Los hispalenses, en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, deben asegurar el triunfo y superar las malas sensaciones que provocaron su derrota en el derbi sevillano. En ello está el técnico Pablo Machín.

La conclusión de la jornada se producirá en el estadio de Montilivi ya en fecha de lunes con el Girona – Celta. Los equipos de Eusebio Sacristán y Antonio Mohamed vienen de ganar sus últimos partidos. Los catalanes obtuvieron un triunfo balsámico en La Cerámica frente al submarino amarillo y los gallegos se aseguraron los tres puntos en Balaídos frente a los leones vascos.

Laliga presenta alicientes en esta cuarta jornada, especialmente en Anoeta y San Mamés y se llevarán la audiencia televisiva del fútbol. En otros horarios, competirá con la muy atractiva Premier League, consecuencia de la globalidad del fútbol. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper