A bote pronto

La Premier manda en Europa

Se reanudó la competición más prestigiosa con presencia inglesa en los dos partidos disputados, en calidad de visitantes. El equipo de Pep Guardiola se paseó en St. Jakob Park  y bastaron ocho minutos diabólicos para abatir a los helvéticos. Se encargaron con diligencia Gündogan (14’), 0-2, Bernardo Silva (18’), 0-3, Agüero (22’). Antes, con el luminoso por estrenar, el colegiado sueco Jonas Eriksson dispensó a Otamendi de señalarle una pena máxima por una imprudente carga a la espalda a Oberlin. El mismo colegiado de triste recuerdo del Atlético en la final de Milán de mayo 2016 frente al Real Madrid.

Al inicio del segundo período, el alemán de origen turco Gündogan haría doblete para cerrar el marcador, que sirvió al técnico catalán para mover el banco. Estos fueron los elegidos que ya certificaron virtualmente el pase a cuartos de final: Ederson; Walker, Otamendi, Kompany, Delph; Fernandinho, Gündogan, De Bruyne (Silva, 63’); Bernardo, Sterling (Sané, 57’), Agüero (Danilo, 85’). 

En Turín, el Tottenham, líder del grupo que participaba el Real Madrid, mostró sus hechuras y arrancó un valiosísimo empate a dos, que tiene el sabor de la gesta implícita, al remontar un dos a cero de inicio que hacía presagiar lo peor.  Massimiliano Allegri fuez audaz y dispuso a sus hombres sobre el terreno en un desplegable 4-2-3-1 que ahogó a los londinenses que se vieron en nueve minutos con dos goles encajados. Su autor Gonzalo . El primero en una volea excelsa y repitió transformando un penalti de Vavies sobre  Bernardeschi.

Buffon retrasó al máximo los goles del Tottenham con dos paradones, pero no pudo impedir que en el minuto 35, Harry Kane culminara un pase vertical de Alli con un fácil regate al meta para situar su marca personal en 33 goles en este curso.

Higuaín tuvo en sus botas el hat-trick que hubiera supuesto un 3-1 en el marcador. Fue un segundo penalti; esta vez, cometido por Aurier sobre Costa. Sin embargo el argentino disparó al larguero.

En la segunda mitad, un disparo angulado del danés Christian Eriksen, al que no llegó Buffon, supuso un merecido empate de los spurs que pone la eliminatoria en franquía pero no resuelta.

Pochettino quedó satisfecho de la personalidad de su equipo y del juego: “Intentamos jugar el fútbol que venimos haciendo y dominamos al Juventus en su campo“. Allegri, por su parte, lamentó el resultado, pero dejó un halo de esperanza: “Lo tenemos todo para ir a Londres e intentar pasar”. Pues eso, Wembley, decidirá.

Hoy, Porto – Liverpool y Real Madrid- P.S.G.

Los reds son favoritos en la eliminatoria, aunque se espera una eliminatoria reñida a resolver en la cudad de Los Beatles.

El partido más apasionante se disputará en el estadio Santiago Bernabéu. Por sensaciones de juego el único favorito es el equipo parisino. Pero entran otros factores que ponen en serias dudas el pronóstico futbolístico. Al Real Madrid, como bicampeón consecutivo, no se le puede desdeñar de sus posibilidades, atendiendo al historial de la competición y a esas energías complementarias que hace suyas en las elinatorias europeas.

Cierto es que el P.S.G. se pasea por la liga francesa y que el Real Madrid ha dimitido por la lucha por el título español, que tiene al FC Barcelona como máximo favorito para reconquistarlo. Sin embargo, las urgencias son para ambos equipos por igual. A los blancos, también eliminados de la Copa del Rey, representa la única opción de éxito de una temporada  que apriorísticamente, sumaban los trofeos por participaciones.

Al P.S.G. las urgencias vienen dadas por las inversiones realizadas en las que destacan los 222 millones de euros por Neymar y los 180 millones por M’Bappé. Nasser Al-Khelaïfi es el presidente y es el jefe del fondo soberano de inversión Qatar Investment Authority.

Aún duele en las entrañas parisinas el 6-1 del partido de vuelta en el Camp Nou, que les eliminó contra pronóstico el curso pasado, al no ser capaces de defender un 4-0 establecido en el Parc des Princes. (Parque de los Príncipes).

El millonario qatarí no repara en gastos para hacer un equipo campeón y escribirlo por primera vez en el registro principal europeo. Aunque, tampoco en el fútbol el dinero es todo, afortunadamente. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper