A bote pronto

La Copa del Rey es el objetivo inmediato del Barça

El FC Barcelona ganó en Vigo y dio un paso más para la obtención del séptimo título liguero de la última década. Lo hizo con una alineación de circunstancias formada, de inicio, por: Ter Stegen; Semedo, Yerry Mina, Vermaelen, Digne; Paulinho, André Gomes, Coutinho ; Dembélé, Denis Suárez y Paco Alcácer.

Un repaso a esta alineación nos permite observar la ausencia de futbolistas catalanes, tampoco de procedencia de La Masia y un único catalano/valenciano hablante (Paco Alcácer, natural de Torrent).

La situación inversa se dio en el estadio “Ciutat de València“, en un partido frente al titular  Levante UD, en que una lesión durante el partido de Dani Alves, permitió al llorado “Tito” Vilanova disponer sobre el terreno de juego de un “once” totalmente canterano, en una fecha para la historia de La Masia. Fue un 25 de noviembre del año 2012 y estos fueron los futbolistas que obtuvieron una victoria contundente (0-4): Víctor Valdés; Montoya, Piqué, Puyol, Alba; Xavi, Busquets, Cesc; Pedro, Messi e Iniesta.

Para observar una circunstancia como la de estadio Municipal de  Balaídos haría falta remontarse al seis de abril del año 2002, donde el único canterano era su entrenador. Ocurrió en San Mamés, frente al Athletic Club (0-2), la antítesis, y Carles Rexach diseñó esta alineación: Bonano, Reiziger, Christanval, Abelardo, Coco; Cocu, Rochemback, Luis Enrique; Rivaldo, Overmars y Saviola, huérfana de futbolistas catalanes y con dos asturianos como únicos representantes peninsulares ibéricos.

Si queremos ver la botella media lleno, se puede hacer la lectura de que faltaron en Balaídos seis catalanes de La Masia que serán titulares en la final de la Copa del Rey: Sergi Roberto, Piqué, Jordi Alba, Busquets, Iniesta y Leo Messi. Pero si no somos tan optimistas, observaremos, también, que el último ascendido al primer equipo es el reusense Sergi Roberto, hace ya cinco años, por lo que se arrastra un lustro de sequía. Aquellos que advierten una crisis en el modelo les avalan los datos.

Preocupante realidad que queda agravada por la marcha decepcionante del equipo filial del Barça B. Situado en zona de descenso en la Segunda A, da palos de ciego, después de ímprobos esfuerzos económicos traducidos en un sinfín de fichajes en los dos últimos mercados de verano e invierno.

En las ruedas de prensa, Ernesto Valverde ya empieza a dar síntomas de fatiga al tener que enfrentarse con las preguntas capciosas que realizan por encargo los medios de Madrid a través de su corresponsalía. Normalmente, son preguntas ya pergeñadas en la sala de máquinas centralista y cuyo mensaje-contenido no se ajusta al partido que se analiza.

En Vigo, los representantes de Mediaset (Deportes 4) y Antenatresymedia volvieron a llevar las preguntas desde casa. En un caso, preguntaron al “txingurri” sobre su parecer por la pitada al himno español  que se aventura por los precedentes anteriores y en el otro, se hicieron eco de unas pretendidas presiones para que el Barça juega la final con los colores de la senyera en lugar de su uniforme titular de blaugrana. En ambos casos, que el gol decisivo del empate fuera marcado con el brazo estaba fuera de su guion. Todo por la audiencia, interesa politizar el deporte.

El colmo del cinismo es que en el programa pseudo deportivo del mediodía de la cadena Cuatro se cuestionaran, precisamente, el que nadie le hubiera requerido sobre ese brazo decisivo para la ejecución de ese gol trascendente.

Ha hablado el presidente Josep Maria Bartomeu y ha dado a conocer la gran pancarta – ahora se llama “tifo” que la aficion desplazada, unas 24.000 personas, exhibirá en la grada blaugrana del Wanda Metropolitano bajo el lema “Barça, Barça, Barça” con los colores de la senyera y del club. La leyenda se corresponde con un afamado libro del añorado culé Manolo Vázquez Montalbán, padre del atípico detective Pepe Carvalho.

Josep Maria Bartomeu, en un calculado discurso, defendió la libertad de expresión, abogando por una solución política a los conflictos que afligen al país, acordándose de todos los políticos privados de libertad, así como del ex presidente y amigo personal Sandro Rosell. Defendió la pluralidad de un Club donde convergen pensamientos distintos, pero dejando de manifiesto que el Club, fiel a sus raíces, estará al lado de la voluntad mayoritaria del pueblo de Catalunya.

Toca hacer la maleta y estos días pulsaremos las teclas de ordenador desde Madrid, para contar lo que puede ser el logro de la cuarta Copa del Rey consecutiva y la trigésima en el cómputo global. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper