A bote pronto

Francia se presume campeona del mundo

Francia – Croacia no era la final pronosticada, pero pondrán, sin duda, digno colofón a un gran campeonato. Como ocurre en las más de las ocasiones, se decidirá por pequeños detalles, al albur de una jugada incidental o accidental. No obstante, el análisis de calidades individual nos lleva a otorgar la etiqueta de incuestionables favoritos a los discípulos del ínclito Didier Deschamps.

Hay que constatar la dureza del campeonato para la selección croata que le ha llevado a un desgaste descomunal que puede incidir en el rendimiento físico de sus máximos interventores de su juego. No otros que los conocidos Modric y Rakitic, futbolistas que ya han superado la treintena y que culminan una temporada densa de participaciones con la selección y con sus clubes.

Se pondrá en pocas horas el broche de oro a un gran campeonato Mundial, para gloria política del presidente ruso Vladímir Putin y deportiva de Gianni Infantino, presidente de la FIFA, con un podium de oro que, con Francia y Croacia, completa Bélgica, que se impuso en el partido de consolación a Inglaterra (2-0) en otra gran demostración futbolística del dúo De Bryne – Hazard.

Francia cuenta con un equipo cuajado, con un centro de campo muy compensado que tiene tres nombres propios: Kanté, Pogba y Matuidi con el joven Tolisso en la recámara. Atrás, le asiste bajo palos el cancerbero del Tottenham, Hugo Lloris, una garantía de sobriedad y seguridad. El tándem central lo componen el binomio Varane – Umtiti que está resultando un valladar inexpugnable que tienen por compañeros de línea a dos compañeros, aún más jóvenes, que se han ganado la titularidad como Pavard y Lucas.

La delantera de Francia es espectacular con dos futbolistas que aspiran al Balón de Oro: Antoine Griezmann y Kylian M’bappé. Una línea que completa Olivier Giroud que no golea, pero que hace una labor impagable y dónde también están Ousmane Dembélé y Thomas Lemar.

Frente a esta armada (casi) invencible se opondrá una Croacia que ya descuenta en positivo el trayecto emprendido. Lo hará con argumentos que se derivan de su seriedad e implicación en el juego y ese espíritu ganador indomable que le ha llevado hasta aquí. Cuenta en el marco con un portero veterano, Danijel Subasic  que está realizando un excelente Mundial y que trasnsmite confianza a una defensa sobria y disciplinada que destaca más por su labor corporativa que por sus aportaciones individuales.

El centro del campo mejora ostensiblemente cuando a las figuras Rakitic y Modric, se les incrusta el bregador Marcelo Brozovic, como ya advirtió el seleccionador Zlatko Dalic. El jugador del Inter compacta la línea en su versión más defensiva, permitiendo mayores escarceos creativos a los interiores con divisa barcelonista y madridista.

En punta, cuenta con el extremo Ivan Perisic, el incombustible Mario Mandzukic y Ante Rebic como principales referencias.

Sin duda, un gran equipo que cuenta con el mérito incorporado de una base reducida, al contar el país con una población que apenas alcanza los cuatro millones y medio de habitantes. Menos de cien mil fichas federativas, por dos millones las francesas.

La joven nación croata, nacida de la escisión de Yugoeslavia, un conglomerado de países balcánicos que procuró la segunda guerra mundial, tiene en el acceso a las semifinales en Francia 98 su mayor gesta mundialista y quedó eliminada por la anfitriona y luego campeona selección gala. Allí estaban, entre otros, Suker, Jarni, Stanic, Boban, y Prosinecki. Hoy, Davor Suker, máximo goleador de aquel campeonato, lo vivirá también en primera persona, pero en su condición de presidente federativo.

Únicamente ocho países han ganado un Mundial: Al pentacampeón Brasil le siguen los tetracampeones Alemania e Italia. Argentina y Uruguay, divididos por el mar de la Plata, suman dos campeonatos y con uno quedan Inglaterra (1966) Francia (1998) y España (2010). En la edición número 21, Francia tiene su gran oportunidad de pluralizar sus logros. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper