A bote pronto

El FC Barcelona rinde visita a Cornellà

El abundante caudal informativo de la semana ha dejado en relieve inferior la información sobre el derbi barcelonés que esta noche disputarán en Cornellà-El Prat el RCD Espanyol y el FC Barcelona.

Tampoco el debate ha sido extenso y las correctas relaciones de las directivas han cubierto de normalidad las horas previas. Si acaso, la prensa ha recordado las dificultades no deportivas de Gerard Piqué en sus visitas al feudo españolista, pero que no han obtenido respuesta por el futbolista catalán y han recibido, además, el aplacamiento de los dos técnicos.

La directiva del Barça, como ocurriera en los óbitos precedentes de “Tito” Vilanova, Johan Cruyff y el ex presidente Agustí Montal, ha sabido estar a la altura institucional con motivo del sepelio de Josep Lluis Núñez. Ha arropado en todo momento a la familia Núñez y respetado la intimidad requerida en ese difícil trance y ha organizado el Memorial a las puertas de la Tribuna Principal que ha contado con la visita de primeros nombres, entre los que sobresalen el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez y del propietario del RCD Espanyol, Cheb Yansheng.  

A Núñez le dedicamos, este martes, nuestro A Bote Pronto, destacando los principales vectores de su extenso mandato de veintidós años. Es probable que tengamos que volver a escribir sobre el significante y significado de este presidente en la historia del FC Barcelona, pues la importancia del legado del “nuñismo” tendrá una dimensión histórica creciente con el tiempo.

También, en tres días semanales, se celebraron los partidos de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey que clasificaron a los dos equipos barceloneses y al Girona CF en el cómputo de país. Para el Barça fue un trámite, con una nueva gestión brillante de la directiva en los pormenores organizativos de la octava edición de la jornada del “Soci solidari, mientras que el Espanyol tuvo que sudar la camiseta para vencer al Cádiz, que luchó con denuedo y posibilidades de clasificarse hasta el último segundo del encuentro.

Las páginas de los diarios, principalmente los locales de Madrid y las televisiones de cobertura estatal, pero de cortas miras geográficas, están copando sus espacios con la Copa de Libertadores que se celebra en Madrid, consecuencia del exacerbado comportamiento de las aficiones que obligó a suspenderse el partido de vuelta en el estadio Antonio Vespucio Liberti, más conocido como “El Monumental”. La ida se había jugado, con el resultado de empate a dos goles, en el Estadio Alberto J. Armando, popularmente conocido como “La Bombonera”.

El Real Madrid y la ciudad de Madrid lo han ganado para su causa, de impagable promoción turística. Florentino Pérez consiguió para su estadio Santiago Bernabéu la final de la Copa Libertadores de América. Una plataforma para las instalaciones blancas y un dinero importante por el alquiler; también, para la ciudad de Madrid cuyos beneficios se han valorado en 42 millones de euros.

Subyace una pregunta cuya respuesta inquieta:

  • ¿El elevadísimo coste del descomunal dispositivo de seguridad, de implantación obligada, irá a cargo del Estado, a cuenta de los impuestos de 47 millones de españoles, o los sufragará la Entidad privada – Real Madrid – y/o del organismo público – Ayuntamiento de Madrid, que son quienes se llevan el beneficio derivado?

Centrándonos en el partido de hoy entre el Espanyol y Barça, llega a tiempo Luis Suárez, pero no así Arthur cuyo relevo implica alguna variación táctica ya que no se estable de forma natural por la similitud de características de sustituido y sustituto, sino por jerarquías. De tal suerte, que Arturo Vidal será el elegido, casi con toda probabilidad para un partido que amaga cierta aspereza en el terreno de juego, características que encajan con la rudeza, experiencia y oficio del bravo internacional chileno.

La última victoria local data de la temporada 2006-07 con Valverde de entrenador blanquiazul. Los dos últimos partidos se han saldado con empates. Ambos entrenadores alinearán a los que consideran mejores hombres disponibles y se espera una entrada con no menos de treinta mil espectadores, que cubra unas tres cuartas partes del aforo perico.

El factor campo, las características del derbi y el bajón de juego experimentado por los locales que suman tres derrotas consecutivas, igualan un tanto las apuestas, que siguen teñidas, no obstante, de color blaugrana.

El Sevilla FC habrá jugado en Mestalla ante el Valencia CF a primera hora de la tarde y si gana será provisionalmente líder al filo de las dieciocho horas.  Horas después, el liderazgo estaría en juego y al objetivo de asegurarlo se deberían esmerar los blaugranas que, además de la relatada baja de Arthur, cuya recuperación no llega a tiempo, tienen la merma en defensa de Sergi Roberto y Umtiti, que serán suplidos por Semedo y Lenglet que han denotado acreditación individual, aunque la línea defensiva presente, globalmente, unos números estadísticos deficitarios.

¿Coutinho o Dembélé? Dependerá de la decisión de Ernesto Valverde, con cuya elección descubrirá las cartas del dibujo táctico sobre el rectángulo. Es más presumible que se decante por el brasileño, dejando la baza del velocista francés como revulsivo. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper