A bote pronto

El FC Barcelona exigido para ganar al Levante

La victoria de los equipos madrileños en la jornada sabatina, exige al Barça ganar al Levante en el estadio “Ciutat de València” para mantener la distancia de tres en el liderazgo de la tabla, a expensas del resultado que horas antes se haya producido en el estadio Ramón Sánchez Pizjuan, donde los hispalenses reciben al único visitante imbatido de la competición: El Girona CF.

Valverde no hará concesiones nominales en la última salida y penúltimo compromiso liguero del año. Lesionados Sergi Roberto y Umtiti, son fijos: Ter Stegen, Semedo, Piquer, Lenglet, Alba, Rakitic, Busquets, Messi y Suárez, Restan dos puestos para cuatro candidatos: Arthur, Arturo Vidal, Coutinho y Dembélé. Y con Aleñá al acecho, haciendo acopio de méritos.

Seguro que los cuatro jugadores confían estar en el “once” de salida, pero ante el dilema en la elección el técnico ha manifestado en rueda de prensa: “Lejos de pensar que es un problema creo que es una ventaja”.

El FC Barcelona visita al equipo granota con el recuerdo del 5-4 del curso pasado que le impidió acabar el campeonato invicto, en una derrota que llegó cuando el título ya estaba matemáticamente conseguido. Las circunstancias son distintas, pero servirá de recordatorio y acicate para rendir cuentas pendientes.

Será el primer partido de una serie de tres que se jugarán en breve intervalo de tiempo, pues el caprichoso sorteo les ha vuelto a emparejar en la Copa del Rey. Aunque la Champions League queda aletargada hasta febrero, Valverde deberá gestionar los recursos y la alineación de hoy deberá ser distinta, en varias de sus piezas, a la que dispute el torneo doméstico de eliminatorias.

Apresurémonos a señalar que el partido no será fácil, ya que el Levante está desarrollando una gran temporada. Tiene aspiraciones de clasificación europea y está séptimo de la tabla y sería sexto venciendo al Barça, en detrimento del Getafe. Con veintisiete goles es el tercer equipo más goleador con Roger y Morales, ocho y cinco goles, respectivamente, como principales artificieros.

El entrenador Paco López ha formado un equipo congraciado con el gol y con el espectáculo. Todo ello es garantía de que, esta noche, el solidario equipo granota plantará cara al Barça de Messi, discutiéndole la posesión del balón. Su referencia inmediata, además de la victoria del pasado curso, es el triunfo obtenido esta temporada ante el Real Madrid.

Sus opciones pasan por maniatar a Leo Messi, del que ha reconocido el técnico, como el mejor jugador del mundo, y que presenta unos números estadísticos de una regularidad impactante: 16 partidos, 16 goles.

Victorias apuradas de Atlético y Real Madrid

En Pucela, el Atlético se las vio y se las deseó para doblegar a los vallisoletanos que le levantaron un 0-2 del primer tiempo. La resolución del VAR volvió a ser decisiva y objeto de discusión por el desigual proceder del árbitro Undiano Mallenco, que rectificó sancionando como penalti a favor de los rojiblancos la mano de Kiko Olivas, pero no quiso atender la mano de Arias, que despegó el brazo del cuerpo en busca del balón que repelió en su brazo.

Luego, Masip, que está realizando una excelente temporada, no anduvo fino en el tercer gol encajado, que le pilló descolocado para atajar el escorado remate de Griezmann y el Atlético volvía a ganar a domicilio tres meses después. El equipo violeta mereció mejor suerte.

Un Real Madrid de miserias sumó los tres puntos merced a un solitario y tempranero gol de Benzema. El equipo blanco aburre y solo 55.000 personas se dieron cita en el coliseo del Paseo de la Castellana, que despidieron al equipo con abundante música de viento.

Como frente al colista Huesca, fue el meta Courtois quien salvara los puntos ante el vice-colista Rayo. Una doble ocasión vallecana, a punto de expirar el tiempo de prolongación, fue salvada por la intervención del meta, ayudado bajo palos por Carvajal.  Cuatro puntos de más que salvan los muebles clasificatorios, pero no el decoro. Siguió el postergo de Isco, que ni siquiera calentó. Sí jugó Asensio que, falto de confianza, es una sombra de lo que apuntaba.

Los equipos principales de Madrid se consolaron con el resultado como único factor positivo. Ello es una exigencia para el líder Barça, obligado a no contemporizar ni dormirse en los laureles. Lo cual también puede ser una garantía para ver la mejor versión blaugrana. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper