A bote pronto

España con la miel en los labios

La goleada estrepitosa equivalente a un set tenístico en blanco acaecida y sufrida en Elx/Elche enardeció al conjunto balcánico que, en el transcurrir de las fechas, ha ido recuperando el tono exhibido en el Mundial de Rusia y que le permitió llegar hasta la final de Moscú.

Se advirtió desde las primeras de cambio que, mientras un conjunto mordía sobre el terreno del Maksimir Stadium, los visitantes buscaban la posición. Los balones divididos eran de los croatas que derrochaban energías por doquier.

Croacia 3 España 2, protagonistas y goles

Croacia: Kalinic; Vrsalijko, Vida, Lovren, Jedvaj; Brozovic, Rakitic (Vlasic, m.67), Modric; Perisic, Rebic (Brekalo, m.73); y Kramaric (Pjaca, m.89).

España: De Gea; Sergi Roberto, Sergio Ramos, Íñigo Martínez, Jordi Alba; Busquets, Saúl (Suso, m.74), Ceballos; Isco, Rodrigo (Marco Asensio, m.61) e Iago Aspas (Morata, m.64).

Goles: 1-0, m.54: Kramaric. 1-1, m.56: Ceballos. 2-1, m.69: Jedvaj. 2-2, m.78: Ramos de penalti. 3-2, m.92: Jedvaj.

Árbitro: Alexey Kulbakov (Bielorrusia). Amonestó a Rebic (70) y Perisic (88) por Croacia; y a Busquets (88) y Ceballos (90) por España.

Incidencias: encuentro correspondiente a la Liga de las Naciones disputado en el estadio Maksimir, lleno, ante 36.000 espectadores, 300 de ellos españoles.

El jugador del Inter, Perisic, era un aguijón en la punta izquierda que hacía estragos por su velocidad y técnica. Ello fue el punto de partida de los pupilos de Zlatko Dalic que ya contabilizaron a los cinco minutos de partido un disparo del extremo al palo corto que mínimamente pudo desviar De Gea que tuvo a su poste como aliado circunstancial.

Otro estropicio de Perisic por su banda no pudo poner colofón debido Kramaric que no llegó al remate mortal de necesidad.

La contrapartida de este primer tiempo de “la roja” fue un disparo al cielo croata de Saúl a las acaballas del primer período y un remate de Isco en el último suspiro, que subsanó Kalinic el error de Modric.

España llegó al descanso sin perjuicio de resultado y a tiempo de enmendarse. Todo quedaba abierto para la segunda mitad y los chicos de Luis Enrique tomaron mejores decisiones, combinaron más y tuvieron más el esférico, de manera que los croatas emergían a ramalazos desde una defensa descoordinada, lo que propiciaba márgenes para la aventura española.

En un escenario más abierto y vulnerable, Kramaric abrió el marcador aprovechando un mal despeje de Sergi Roberto cortado con la cara por Perisic. El centro delantero encaró a un De Gea lento de reacción y lo batió por bajo ante la presencia cercana de Ramos que no reaccionó a tiempo.

La alegría local apenas duró un minuto pues una combinación entre Alba, Aspas e Isco, la concluye Ceballos rematando a la red casi bajo palos. Modric pone un balón mágico al segundo palo y Jedvaj pone la testa solo y ante la pasividad del meta, clavados sus pies al piso, para cobrar nueva ventaja.

Otra vez, España empataría, merced a un penalti extraño en un balón que da a la mano de Vrsalijko y que Ramos lo hizo efectivo con seguridad absoluta. Era el minuto 78 y España se venía arriba y daba la impresión que podía doblegar a Croacia. Vana apreciación, en tiempo de prolongación, nuevamente el lateral izquierdo, también posicionado como interior derecha, batiría a un De Gea desubicado que había rechazado, sin alejamiento preciso, un primer disparo. Ya no había tiempo para la réplica y se consumaba la dependencia de España para acceder a la Final Four, aún con destinación geográfica pendiente.

España se muestra más vertical que antaño, bajo la batuta de Luis Enrique. Sin embargo, sus piezas esenciales no están en el mejor momento de forma y ello pasa factura. En el análisis individual, De Gea, que salvó un gol ante Rebic taponando los espacios, no ofrece suficiente garantía a un marco que contó antaño con excelentes primeras figuras como Iríbar, Arconada y Casillas.

En la defensa, los laterales estuvieron flojos, bien los centrales individualmente, aunque les faltó acoplamiento en los relevos. Busquets, muy marcado, Saúl y Isco estuvieron por debajo de su nivel, en tanto que Ceballos fue el más relevante. Arriba, anduvieron perdidos Rodrigo y Aspas, mientras que sus relevos Asensio y Morata no aprovecharon sus minutos. Al delantero centro le faltó, incluso, coraje para un remate bajo palos que no determinó en la red.

Luis Enrique trabaja con una numerosa nómina. Deberá concretar piezas para formar un equipo que recupere las esencias de un fútbol elaborado que dio triunfos históricos y derrotó a la ancestral furia sin premio. Sustituir a los Casillas, Xavi, Iniesta, Silva, Alonso, Villa, Mata, Cazorla, Cesc, Piqué, … no es empresa fácil. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper