A bote pronto

Despedida agridulce de “La Bomba” Navarro

El entrenador Georgios Bartzokas en su despido en el curso 2016-17, señaló a Navarro directamente: “Los equipos con jugadores que lo tienen que dejar y no lo entienden tienen un problema”. Había pasado una temporada muy complicada para el de San Feliu de Llobregat con mucho desgaste por lesiones. Esa sentencia condenatoria de quien se había desprestigiado en el banquillo, no fue tenida en cuenta ni por el Club ni por su afición. El deportista fue renovado en un contrato generoso por diez años que, en su espíritu, dejaba bajo su criterio el momento de decir adiós de las pistas.

La presente temporada no ha sido buena y el equipo ha ido dando tumbos en plena hegemonía del Real Madrid y la dirección técnica del muy veterano Svetislav Pesic, cuya transitoriedad ha sido prolongada. El declive de Navarro tuvo un freno físico, pero no traducido en su trascendencia sobre el parket, si bien en la fase de play-off promedió 17 minutos de juego.

El técnico balcánico decidió prescindir del jugador de forma unilateral y en contra de los deseos de Navarro que pretendía una temporada más y cerrar su ciclo de más de cuatro lustros sin el sabor deprimente del aciago último curso. La pelota, a resultas de una asistencia envenenada estaba en manos del presidente Bartomeu junto con los responsables de la casi centenaria sección, Joan Bladé, Albert Soler y Nacho Rodríguez.

El final de la historia no está siendo el deseado. Al jugador le ha faltado la generosidad de reconocer que ha pasado su tiempo bajo los aros y al Club le ha faltado cintura para interpretar el dilema desde ángulos más abiertos al estrictamente deportivo.

El caso es que el acto celebrado esta última semana en el Auditorium 1899, anejo al Espai Barça, con la presencia de compañeros y ex compañeros y la posterior rueda de prensa, fue un homenaje rebajado, pese a los esfuerzos del presidente Bartomeu de elogiar a la “Bomba” Navarro.

A expensas de un reconocimiento en el recinto de sus éxitos, el Palau Blaugrana, diferido a las fechas finales septembrinas, el acto no pareció suficiente para restañar sentimientos heridos. Ello quedó patentizado desde las primeras respuestas de Juanqui a las preguntas indagatorias de los periodistas, al recoger las palabras del “presi” (así se refirió a Bartomeu): “Las cosas se pudieron hacer mejor”.

El deporte no es una excepción, es un eco de mayor resonancia por su exposición mediática y cuesta reconocer que el paso inexorable del tiempo deja su marca de desgaste que invita a dejar el camino expedito a nuevas generaciones. Es humano que Navarro quisiese prolongar su vida deportiva un año más para cerrar un largo ciclo con el sabor victorioso que el último curso le fue hurtado y sin olvidar las razones económicas que se derivan del contrato como jugador.

Estas disonancias son, desgraciadamente, comunes. En esta misma área deportiva, nos podríamos remitir a los casos de Nacho Solozábal, Rodrigo de la Fuente o Roger Grimau, anteriores capitanes que no tuvieron la salida por la puerta grande. El “siete” de la camiseta de Solozábal fue retirado en homenaje de restitución que se le ofreciera en el año 2006, catorce años después de su adiós: “No me voy, me echan”. Luce en el frontispicio de la techumbre del Palau con las de los números cuatro, doce y quince que correspondieron a Andrés Jiménez, Roberto Dueñas y Epi, entre otras camisetas de otras especialidades de deportes de pista. Se agregará la camiseta con el dorsal número once de Navarro.

Es una lástima que, por fas o nefas, el activo del Club no sea realzado suficientemente y sin salirnos del deporte de la canasta nos vienen, además, los nombres de Xavi Pascual o de Marc Gasol, víctima del entrenador Ivanovic.

La derrota frente al Baskonia le eliminó de la liga y ha precipitado la decisión sobre Navarro, lo cual le priva de despedirse de las pistas de la ACB, como hacen las míticas figuras norteamericanas.

Al futbolista Andrés Iniesta se le dejó tomar la decisión y al anticipar voluntariamente su marcha, permitió la salida programada y el reconocimiento a su trayectoria por las aficiones rivales.

Se han aplicado criterios deportivos subjetivos por encima de los valores que se predican, al no aplicar el espíritu del contrato que dejaba la decisión en manos del deportista, al que también le han sobrado reticencias. O así piensa nuestra pluma.

Historial de éxitos de Juan Carlos Navarro

Ha desarrollado su carrera deportiva casi en su totalidad en el FC Barcelona: Un total de 21 temporadas en el club catalán y una en la NBA, en Memphis.

Éstos son los títulos que ha conseguido con su Club:

  • 8 Ligas ACB (1999, 2001, 2003, 2004, 2009, 2011, 2012 y 2014)
  • 7 Copas ACB (2001, 2003, 2007, 2010, 2011, 2013 y 2018)
  • 5 SuperCopas ACB (2004, 2009, 2010 y 2011 y 2015)
  • 2 Euroligas (2003 y 2010)
  • 1 Copa Korac (1999)

A esto hay que añadirle lo que había logrado con la Selección Española, de la que se retiró tras el EuroBasket 2017:

  • 6 medallas europeas (dos de oro; 2001, 2003, 2007, 2009, 2011 y 2017)
  • 2 medallas olímpicas (de plata; 2008 y 2012)
  • 1 campeonato mundial (2006)