A bote pronto

Dembélé pide clemencia con un gol de bandera

Casi setenta mil personas, de los cuales un quince por ciento tenían nacionalidad inglesa, cubrieron cerca de tres cuartas partes el aforo de las gradas del Camp Nou para ratificar el liderazgo de los locales en el grupo B de la fase de liguilla de la Champions. También la clasificación del equipo visitante de Londres, beneficiado por el sorpresivo empate del PSV en el estadio Giuseppe Meazza milanés.

FC Barcelona 1 Tottenham Hotspur 1, protagonistas y goles

FC Barcelona: Cillessen; Semedo, Lenglet, Vermaelen, Miranda; Rakitic (Sergio Busquets, min.46), Aleñá, Arthur Melo, Dembélé (Denis Suárez, min.76), Munir (Messi, min.63) y Coutinho.

Tottenham: Lloris; Walker-Peters (Lamela, min.61), Alderweireld, Vertonghen, Rose; Sissoko, Winks (Llorente, min.83), Eriksen, Dele Alli Heung-Min Son (Lucas Moura, min.71); y Kane.

Goles: 1-0: Dembélé, min.7. 1-1: Lucas Moura, min.85.

Árbitro: Milorad Mazic (SRB). Mostró tarjeta amarilla a Walker-Peters (min.15) y Semedo (min.68).

Valverde agitó la alineación y solo repitieron del partido de Cornellà-El Prat frente al RCD Espanyol en liga, Semedo, Lenglet, Rakitic y Dembélé, y aun éstos tres últimos en demarcaciones cambiadas. El central francés orientado en el perfil derecho, el medio croata como pivote y el delantero mutado a la banda derecha. Siete caras nuevas, pero con mucho bagaje acumulado en la mayoría, lo cual evitó la desnaturalización del equipo que repitió el dibujo del 4-3-3.

La eclosión futbolística de Dembélé tiene seguimiento desgraciado en otros ámbitos y fue multado por su enésimo retraso al entrenamiento. Esta vez, de casi tres horas. Una multa estratosférica, como la explosividad de su juego, de cien mil euros, que conllevó, además, la solicitud de indulgencia a los compañeros. La condescendencia a la afición la imploró con el balón en sus pies.

Corría el minuto siete de partido y el bisoño Walker-Peters se trastabilla con el balón que gana Dembélé en campo propio e inicia una aceleración imparable que tiene como segundo damnificado a Winks al que deja por los suelos para batir con tranquilidad al cancerbero campeón del mundo Hugo Lloris. Un gol en que destacó el inicio en la presión, el cambio de ritmo en la continuidad y en la definición. Es su noveno gol en el curso presente.

A partir de ahí, el otro gran nombre propio de la jornada fue Jasper Cillessen, un guardameta de calidad excelsa que retrasó la igualada británica hasta los compases finales. Antes había ganado un “uno contra uno” ante el coreano Son y se había mostrado resoluto en muchas intervenciones de mérito ante una delantera de mucho cuajo, compuesta por Eriksen, Dele Alli, Son y Harry Kane, A los que se sumó Lucas Moura, autor del tanto, a jugada de Kane, que percutió por la banda de Semedo.

Los spurs jugaban en dos campos al tiempo y, en la simultaneidad de resultados con el Inter, estuvo varios minutos con la eliminatoria perdida. La persistencia concedió a los ingleses una merecida recompensa con su tanto, pero buscaron un segundo gol que no les dejara al albur del resultado en Milán, sabedores de los influyentes minutos finales lombardos, como ya habían tenido ocasión de sufrir en sus propias carnes.

Al final, los guarimos duplicados satisfizo los intereses de los contendientes en el Camp Nou. Todos contentos menos el apeado Inter que se debe conformar con la Europa League. El Barça no perdió y suma veintinueve imbatibilidades domésticas que iguala récord de Bayern de Münich  El empate bastó para clasificarse al equipo de Mauricio Pochettino por el tropiezo italiano. Otro apunte es que los blaugranas se desgastaron poco, por la gestión de recursos de sus principales hombres que fueron total o parcialmente reservados.

Philippe Coutinho, cuya participación e influencia en el juego está por debajo de las expectativas y de su precio, disparó dos lanzamientos a los palos, uno en cada período. La suerte tampoco estuvo de su lado.

La necesidad inglesa y la alineación alternativa local propició que la posesión del balón la perdiera porcentualmente el Barça, hasta quedarse en un 48,8, dato bajista del que tendríamos que remontarnos más de una década en encontrar antecedentes.

Sintetizando la actuación individual, Cillessen estuvo sobresaliente, Semedo superado, Lenglet, a pierna cambiada, sacrificado, Vermaelen con mucho oficio, Miranda timorato, Aleñá dispuesto, Rakitic concienciado, Arthur recuperado, Dembélé mágico, Munir perdido y Coutinho desconectado. Luego Busquets cumplidor, Denis impreciso y Messi con su embrujo.

El aficionado culé salió reconfortado por un partido distraído que dejó dos nombres propios: Cillessen y Dembélé. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper