A bote pronto

El cuarto inglés contra el tercero español

El final de los campeonatos regulares de fútbol de los países y, en particular, la liga española con el vigésimo quinto triunfo del FC Barcelona, han dejado en segundo plano la previa del partido de la final de la Champions League. Ha influido también la despedida magnánima de Andrés Iniesta con su incorporación al fútbol japonés y, sobre todo, a nivel internacional, las convocatorias de selecciones para la disputa del Mundial de Rusia que ya acapara titulares.

No así en la prensa local de Madrid, donde la final de Champions League se ha convertido en monotema desde el mismo día que se cerraron las semifinales con la injusta eliminación del Bayern. No se habla ni se escribe de la triste manera con el que el Real Madrid ha llegado hasta esta final, acumulando dos derrotas cuando otros equipos a la primera ya han sido eliminados, caso del FC Barcelona. Pero eso es cuestión del sistema de la competición con sus fases mixtas de liguilla y eliminatorias.

En la fase de eliminatorias frente al P.S.G. a la Juventus y al Bayern, han sido protagonistas los colegiados Björn Kuipers, Cüneyt Çakir,  Gianluca Rocchi y Michael Oliver con señalados errores que perjudicaron a los equipos rivales. En algunos casos, de manera decisiva para la suerte de las eliminatorias.

El análisis del cómo importa poco a los medios locales que inciden en la estadística que refleja la tercera final consecutiva en Europa. Eso sí, después de que hiciera literalmente el ridículo en la Copa del Rey siendo eliminado por su derrota en el propio estadio Santiago Bernabéu ante el modesto Leganés y que en la liga solo viera al líder Barça por el retrovisor.

El sábado se juega en el Estadio Olímpico de Kiev la final de la Champions entre un equipo inglés y uno español. No es un duelo de campeones que sería un FC Barcelona- Machester City, tampoco de subcampeones, que correspondería a un Atlético- Manchester United, ni de terceros porque se enfrentaría el Tottenham al Real Madrid. Juegan el cuarto clasificado de la Premier League inglesa  contra el tercero de la liga española.

Zinedine Zidane, a diferencia de Jürgen Klopp, cuenta con toda la plantilla disponible y sus dudas se establecen en los descartes. No parece que se atreva a jugar con la “BBC“, proscrita este curso, y se acomodará, al más conservador 4-4-2, dibujo con el que Isco tiene plaza de titular. Al fijo Cristiano Ronaldo le pueden acompañar Bale, Benzema, Lucas Vázquez o Asensio. Hace unas fechas apostaríamos porque el entrenador se decantaría por su paisano, pero la eclosión de Bale con sus goles y estado de forma hace pensar que el galés sea el beneficiario de la plaza.

Si se cumple el pronóstico, el Real Madrid volverá a celebrar el triunfo en la fuente de Cibeles y se agasajará a los futbolistas. Casi nadie se acordará de los hombres que también lo hicieron posible con su nefasta contribución al fútbol: Björn Kuipers, Cüneyt Çakir,  Gianluca Rocchi y Michael Oliver.

El pronóstico es blanco, no así el deseo de la afición mayoritaria en Europa que se decanta por los reds, aunque sea por una cuestión de fair play. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper