A bote pronto

Ellos en “business” y ellas en “economy”

Ya está el FC Barcelona en EE.UU. para disputar ese invento a modo de competición que nació en el año 2012 bajo el nombre de World Football Challenge  y que cambió por el  más ostentoso de International Champions Cup.

Se trata de un torneo que se está consolidando a pesar de su sinuoso seguimiento, a caballo entre continentes y fechas, y con las frecuentes bajas en los equipos de las principales figuras. A pesar de ello, los equipos imponen su cartel y dan solidez a un proyecto.

Repite viaje americano el Barça que el año pasado ganó sus tres partidos en la costa Este a la Juventus, al Manchester United y al Real Madrid, en plena crisis institucional con la amenaza hecha realidad de la fuga de Neymar. Esta vez jugará en la costa Oeste y sus rivales tienen, en su globalidad,  menor empaque: Tottenham, Roma y Milan.

La sección femenina del Club se profesionalizó en el año 2015 y ha sufrido un salto cualitativo este último curso que ganó la Copa, pero se quedó a las puertas del título de la liga, donde se clasificaron segundas.

Por primera vez, el Club ha querido mostrar la imagen global de ambos equipos de fútbol haciendo coincidir la gira y otorgando una visión comercial inequívoca, donde ha faltado sensibilidad por el trato desigual  de unos y otras que ha resultado lacerante.

Bajo la promoción cartelera de “Los magos y las magas del balón” juntaron a Sergi Roberto y Denis Suárez con Lieke Martens y Andressa Alves. Sin embargo, en el mismo avión de partida, ellos y ellas fueron separados por status. Los chicos se instalaron en el “business” y las chicas ocuparon las plazas “economy”.

Se han servido del equipo femenino para consolidar una imagen de modernidad en un país donde el equivalente al fútbol – el soccer – el protagonismo de las mujeres supera al de los hombres. Han prevalecido los intereses del marketing.

No habrá coincidencia en el viaje de vuelta, pues los destinos se separarán en Los Ángeles, pues la féminas anticipan el viaje de vuelta que, ahora sí, lo harán en clase privilegiada, aunque no haya el fenómeno comparativo directo.

El FC Barcelona no especificó las distintas condiciones discriminatorias del viaje y ha llegado la información por las fotos de la chicas en el avión. La foto del Club en las redes sociales se advierten a los capitanes en la zona noble donde, para ese único menester, se desplazaron las capitanas para regresar después a la cola del avión.

El Barça lucha por la igualdad en el mundo del fútbol, pero ha sufrido un patinazo imponente que desdice sus buenas intenciones. La presencia de las chicas responde a una “apuesta estratégica por el deporte femenino”, según se lee en la web del Club.

La directiva del Barça sabe que ha errado con gravedad. Se ha marcado un “autogol”. Por ello, ha ocultado fotos de las chicas en el avión y el próximo vuelo de ellas de Portland a Los Ángeles lo harán en clase primera. La misma que ocuparon los directivos y ejecutivos del Club con la expedición masculina.

Oficialmente, dan una versión para quienes se la quieran comprar: “No estaba previsto que el equipo femenino participase en la gira, pero que cada una de las chicas ha podido disfrutar de al menos dos asientos en clase turista y el viaje no ha resultado incómodo para nadie”.

La macroestructura empresarial del FC Barcelona no ha impedido el tremendo error. Existe una discriminación punzante y por ello han tratado de evitar el daño de la constatación visual. Hay acto de contrición implícito al rectificar, aunque no haya la humildad – asignatura pendiente en la mayoría de los humanos – en reconocer la evidencia de los errores de gestión. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper