A bote pronto

Borrón de España

La actualidad política en Catalunya y en España nos obligó a priorizar toda esta corriente informativa que marcaron los cambios en los gobiernos de la Generalitat y del Estado.

Dejado la visión del partido para segunda instancia y, a sabiendas de su desarrollo resultadista, cundió el aburrimiento y pocas cosas positivas aportaría el encuentro al bloc de notas del míster.

El seleccionador tiene pocas dudas y los partidos, más que banco de pruebas, son una puesta a punto de un bloque ya configurado.

España 1 – Suiza 1, protagonistas y goles

España: De Gea, Odriozola (Nacho, m.70), Piqué, Azpilicueta, Jordi Alba (Monreal, m.78), Koke, Thiago, Silva (Asensio, m.58), Iniesta (Saúl, m.54), Iago Aspas (Lucas Vázquez, m.46) y Diego Costa (Rodrigo, m.58).

Suiza: Sommer, Lichtsteiner (Lang, m.62), Schaer, Akanji, Ricardo Rodríguez (Moubandje, m.78), Behrami (Gelson Fernandes, m.62), Zakaria, Shaqiri, Dzemali (Embolo, m.46), Zuber y Seferovic (Drmic, m.46).

Goles: 1-0, m.28: Odriozola. 1-1, m.61: Ricardo Rodríguez

Árbitro: Istvan Kovacs (ROM). Amonestó por España a Saúl y por Suiza a Zuber.

Incidencias: partido preparatorio del Mundial de Rusia 2018 disputado en La Cerámica de Vila-real ante 18.350 espectadores.

Hay ocho fijos en el “once” hispano que son el cancerbero De Gea, los defensas Carvajal (cuando se halle disponible), Piqué, Ramos y Alba, los medios Busquets, Iniesta y Silva. Son los preferidos para completar la alineación,Thiago, Isco y Diego Costa. Ello en un dibujo de 4-5-1, con Silva como el medio más adelantado para apoyar al ariete hispano brasileño.

El negativo resultado final fue intrascendente y consecuencia de un error de bulto del meta De Gea que se le escurrió un balón disparado por el lateral derecho que debió blocar. Sin embargo, nos remontó a Sudáfrica-2010, cuando en el debut, Suiza ganó a España por un solitario gol y nada hacía presagiar el auge de la mítica selección que acabó con el gol triunfador de Carles Puyol en las semifinales frente a Alemania y el de Andrés Iniesta en la final ante Holanda que representó la conquista del único Campeonato Mundial que refleja la estadística española.

Faltaron por lesión, enfermedad y descansos los jugadores Carvajal, Ramos, Busquets e Isco. Odriozola suplió bien al lateral madridista y, además, fue el autor del único tanto español al empalmar de primera un globo de Iniesta. Azpilicueta cubrió con decoro la baja de Ramos, Thiago ocupó la plaza de Busquets con otros argumentos y Koke tuvo hueco en la medular en la disputa de minutos con Isco, Saúl, Asensio y el propio Thiago, cuando la vuelta de “Busi” le reintegre a su posición natural.

La identidad de la selección viene dada por las combinaciones y triangulaciones de Alba, Silva e Iniesta cuyo grado de entendimiento es óptimo. El támdem Iniesta- Silva es un prodigio de calidad individual, capaces ambos de jugar en una baldosa. El público de Vila-real dispensó al futbolista de Fuentealbilla una gran ovación en el momento de su retirada del terreno de juego, prosiguiendo así los homenajes espontáneos  que está recibiendo en esta su última temporada en las competiciones españolas, camino de su periplo japonés.

El partido volvió a evidenciar el talón de Aquiles de la seleción española que no es otro de la falta de mordiente en los últimos metros. El equipo tiene sus puntos álgidos en el centro de la cancha, baja a notable en el plano defensivo y flirtea con el aprobado justo en la vanguardia.

La prueba de Iago Aspas no funcionó. En parte, porque estuvo anclado en banda derecha y su lugar más natural es en el espacio de la izquierda. Diego Costa sigue sin adaptarse al juego filigranero de “la roja” y resulta una pieza disonante. Su recambio natural es Rodrigo, que ha cubierto una buena temporada en el club ché y fue elegido por delante de Morata que está decepcionando como “blue” en Londres.

No sería de extrañar que en los partidos de alto riesgo, Lopetegui recuperara la vieja fórmula del falso delantero centro, otorgado a Cesc Fàbregas en su momento y delegue esta función a Asensio, de tal suerte que los futbolista lleguen al área por irrupción y se descarte la figura del “nueve” clásico para fijar la posición de los centrales.

España fue mejor y por las leyes del deporte del boxeo hubiera ganado a los puntos con amplitud. Un error puntual en la retaguardia le penalizó, lo cual es un accidente fortuito, porque no son objeto de dudas las capacidades reconocidas del guardameta madrileño del Manchester United, que parece sigue en la agenda particular de Florentino Pérez

Las premuras y preocupaciones es cosa de la vanguardia, donde no descuella ningún jugador que se advierta determinante. Se suspendió en ataque, pues el equipo elabora bien pero es renuente en el remate final. En comparación con otras selecciones, la calidad arriba está restringida. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper