A bote pronto

Bartomeu ficha a Abidal, candidato de Laporta

Estaba cantado que a Robert Fernández no se le iba  a renovar el contrato como secretario técnico del FC Barcelona. Se advirtió desde el momento que el curso pasado, el presidente le interpuso en el organigrama con más galones a Pep Segura, por no se sabe qué méritos y qué razones.

Se comenta que al ex futbolista se le ofreció un nuevo contrato para un cometido menor de “scouter”, que podríamos traducir como “ojeador” en castellano o “vistaire” en catalán y que el técnico no ha aceptado. Su marcha puede arrastrar a su mano derecha Urbano Ortega, también ex futbolista del Club.

Se cesó a Andoni Zubizarreta y ahora no se quiere renovar a Robert Fernández. El buen trabajo de ambos no han tenido el premio de la continuidad, mientras la nómina de técnicos y ejecutivos crece exponencialmente.

En las quinielas, figuraba para el cargo el nombre de Ramon (en catalán sin acento)  Planes, actual director deportivo del Getafe y con pasado profesional espanyolista. El elegido, en primera instancia, ha sido Eric Abidal, pero no se descarta que Planes pase también a engrosar la nómina  en un cargo de confianza al lado de Pep Segura, todopoderoso que gane poder e influencia y ambos leridanos.

Eric Abidal

Josep Maria Bartomeu acoge a Eric Abidal como secretario técnico del Barça, puesto que tenía asignado en el año 2015, caso de que Joan Laporta hubiera ganado las elecciones a la Presidencia

Bartomeu le recluta como nuevo secretario técnico del Club, en unas funciones que se modificarán para atender el perfil del contratado. Es posible que esté más cerca de los futbolistas en el día a día y sea puente entre éstos y la directiva. Función que no puede desempeñar Pep Segura, más proclive a los despachos y que padece cierto distanciamiento con los futbolistas, acentuado desde su sorprendente llegada con una crítica improcedente a una desafortunada acción de juego de Gerard Piqué.

El francés es una persona entrañable, muy querida en el seno barcelonista. Jugó seis temporadas a pleno rendimiento como lateral izquierdo primero y defensa central posteriormente. Su grave enfermedad de cáncer de hígado, acaecida en el año 2011, fue padecida en dos secuencias, requeriendo el trasplante de órgano en la segunda, lo que precipitó su retirada.

Llegó al Club procedente del Lyon francés en el curso 2007-08 con Frank Rijkaard en el banquillo. Luego viviría su etapa más brillante de futbolista en el ciclo victorioso con Pep Guardiola de entrenador. Fue titular en la final de la Champions League de Londres en la temporada 2010-11 y alzó la “orejona” en el estadio de Wembley por cesión del capitán Carles Puyol.

Tuvo una despedida muy sentida y emocionante en el Camp Nou en un Barça-Málaga (4-1) que clausuró la Liga del curso 2012-13, pero el jugador marchó resentido por una promesa de renovación no llevada a cabo. Con los años, comprendió que su realidad física no le permitía rendir a pleno rendimiento en un Club de las exigencias profesionales del FC Barcelona. Acabó en el Mónaco y en el Olympiacos su postrera etapa de jugador.

En 2013 constituyó su fundación dedicada a la atención de los enfermos de cáncer, en la trasnmisión de los valores que ayudan a la superación. Abidal fue nombrado hace un año embajador del FC Barcelona y también forma parte, desde entonces,  del Barcelona Legends.

El Barça actual tiene en la plantilla a tres jugadores de nacionalidad gala: Samuel Umtiti , Lucas Digne y Ousmane Dembélé. La tarea más urgente en el tiempo será convencer a sus compatriotas Antoine Griezmann y Clément  Lenglet para que ingresen en la plantilla blaugrana.

Griezmann está reconsiderando su decisión que parecía irrevocable tiempo atrás de jugar al lado de Leo Messi, por la presión del Atlético, que le ha formulado una oferta monetaria muy al alza, y también de parte de su entorno familiar más inmediato. En el caso del sevillista Lenglet, solo es cuestión de que el Barça pague el importe de rescisión, pues parece que el jugador ya ha vencido las primeras resistencias.

Abidal representa una reincorporación de prestigio para la Entidad y puede hacer una buena labor si se le ubica donde mejor puede expresarse.  Bienvenido Eric Abidal y hasta siempre Robert Fernández. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper