A bote pronto

El Barça suma un punto de oro

Ernesto Valverde sorprendió mutando la alineación de tal forma que solo un jugador  del «once» inicial completará el equipo que presente en la final de Copa del Rey este sábado en el estadio Wanda Metropolitano. Ello, en el supuesto que se confirme la disponibilidad de Ivan Rakitic.

Tienen puesto Cillessen (portero titular en Copa), los de siempre y el onceavo jugador tiene todos los números que sea Coutinho, quedando Paulinho y Dembélé como primeras opciones de banquillo.

Real Celta de Vigo 2 FC Barcelona 2, protagonistas y goles

Real Celta: Sergio Álvarez; Waas, Sergi Gómez, Roncaglia, Jonny; Brais Méndez (Boyé, m. 83), Lobotka, Jozabed (Radoja, m. 73); Iago Aspas (c), Maxi Gómez y Pione Sisto (Emre Mor, m. 79).

FC Barcelona: Ter Stegen (c); Semedo, Yerry Mina, Vermaelen, Digne; Paulinho, André Gomes (Sergi Roberto, m. 60), Coutinho (Messi, m. 60); Dembélé (Aleix Vidal, m. 77), Denis Suárez y Paco Alcácer.

Goles: 0-1, Dembélé (m. 36), 1-1, Jonny (m. 45), 1-2, Paco Alcácer (m. 64), 2-2, Iago Aspas (m. 82). 

Árbitro: David José Fernández Borbalán , del colegio andaluz. Mostró tarjetas amarillas a Iago Aspas (m. 56), a Waas (m. 78) y a Jonny (m. 88). Expulsó a Sergi Roberto (m. 71) con roja directa.

Incidencias: Partido correspondiente a la 33ª jornada de la Liga 2017-18 disputado en el estadio de Balaídos ante 20.347 espectadores.

Se podía pensar que Cillessen podría jugar para que cogiera ritmo para la final de Copa del Rey, al acumular mucho tiempo sin disputar partidos con el Barça, pero Valverde prefirió no arriesgar más en las mutaciones.

Se consiguió el objetivo parcial de mantenerse imbatido, aunque fuera sumando un solo punto que parece suficiente. Un punto sudado sobre el terreno de juego, pues el equipo gallego luchó por la victoria hasta el último suspiro con sus objetivos puestos en la clasificación europea, ahora un poco más lejana.

La llamada segunda unidad puso empeño, aunque algunos, como André Gomes o Denis Suárez, les traicione un estilo más reprimido que, en horas bajas, es más susceptible de crítica. Un equipo bis cargado de internacionales a los que el txingurri no les ha aprovechado lo suficiente, creando un abismo entre titulares y suplentes. Les ha faltado automatismos y mayor convicción.

La alineación puso sobre el tapete un dato desazonador al constatarse que no había ningún miembro procedente de La Masia, pues Denis Suárez no computa al ser fichado para el Barça B donde estuvo un año antes de ingresar en la Premier. El último antecedente hemos de remontarnos a abril del 2002, esto es, dieciséis años atrás.

El partido anunció pronto su desarrollo alterno, en un toma y daca que rompía las transiciones. Así, Denis Suárez cruzó ante el meta celtiña excesivamente un balón peligroso y Ter Stegen neutralizó un remate de Maxi, en posición franca que había perdido en zona de construcción el propio gallego del Barça.

En el minuto 24, Paulinho remató de cabeza al palo y en el contraataque provocado por la falta de intensidad y determinación de Denis, al perder una pelota dividida, está a punto de marcar el Celta. Reincide el interior en una pérdida cuatro minutos después y la amenaza del gol vuelve a merodear el área blaugrana en jugada que acaba en córner.

Ter Stegen, con otra intervención magistral evita el gol a Brais Méndez en el minuto 34. Pero, sería el Barça quien abriría el marcador de Balaídos cuatro minutos más tarde. Una jugada rápida por la derecha con asistencia final de Alcácer que atiende de primera y de volea Dembélé para cruzar el cuero fuera del alcance de Sergio Álvarez.

Al filo del descanso, el Celta obtuvo justo premio. El primer error de pase de André Gomes, en un envío horizontal en el centro del campo que se unió a la inhibición de Dembélé al no atacar el balón, propició el gol. Iago Aspas combinó con Maxi Gómez que se desembarazó del blando marcaje de André Gomes que había recuperado misión defensiva y centrar a Jonny que se adelantó en el remate, a boca de gol, a Jerry Mina.

El segundo período comenzó con parecidos perfiles. Sin embargo, en el minuto 64, de nuevo se avanzó en el marcador el FC Barcelona. La génesis de la jugada fue espléndida con posesión de un minuto y doce segundos y con treinta toques de balón con intervención de todos los jugadores de campo. (Datos facilitados por CatalunyaRadio). Había entrado Leo Messi en el campo y la defensa céltica se había descompuesto. El tramo final se corresponde con un pase oblicuo al espacio de Dembélé a Semedo, centro de éste, remate de Paulinho y remache de Alcácer bajo palos.

Con Messi sobre el terreno de juego se produjo un miedo escénico en las filas locales y parecía que el FC Barcelona pudiera asegurar la victoria. Pero ese equipo experimental le dio nueva razones para el sufrimiento y las contras gallegas rompían, una y otra vez, la débil organización defensiva blaugrana.

Sobre el minuto 70, Sergi Roberto que había suplido a un desacertado André Gomes hacía solo diez minutos, se ve obligado a «abrazar» fuera del área a Iago Aspas que en otro contragolpe se iba a colocar en solitario ante Ter Stegen. El colegiado andaluz aplicó el reglamento y exhibió la tarjeta roja al canterano culé.

El FC Barcelona se quedó con diez hombres y Valverde modificó la intención de poner pólvora arriba con la presencia de Luis Suárez, sacrificando su presencia por la de Aleix Vidal, adscrito a una tarea más defensiva en la emergencia.

Tanto va el cántaro a la fuente que se rompió, y suerte que fuera por segunda y última vez, en el minuto 82. Centro de Emre Mor que despeja deficientemente  Ter Stegen por abajo, el balón rebota en Iago Aspas que se ayuda intencionadamente del brazo izquierdo para incrustar el balón a la red. Un gol que el WAR hubiera anulado. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Síguenos en Facebook: Barça Universal