A bote pronto

El Barça siempre es protagónico

La TyC argentina se marcó un tanto al conseguir una larga entrevista con Leo Messi en su propio domicilio de Castelldefels y con el decorado de sus trofeos, lo cual permitió al realizador adentrarse un poco más en la intimidad del astro.

En una fase de la entrevista, Messi afirmó: “Ver a Neymar en el Madrid sería terrible, sería un golpe muy duro para todos” y ello ha sido referente y titular en todos los medios informativos radicados en Madrid y con potentes antenas difusoras. Dijo muchas más cosas, al calificar al Barça como el mejor equipo del mundo y a la ciudad que la acoge como una de las mejores orbes del universo y sentirse en su casa a la que llegó de adolescente.

Menos importó el reconocimiento de que el Real Madrid juega mal y gana, lo cual es una característica de su adn. Tampoco, apenas, su confesión de que no le interesa competir con Cristiano Ronaldo por ser el mejor.

Acaso desde el plano catalán, haya que lamentar que sus escasas declaraciones públicas tengan el denominador común de realizarlas para un medio argentino y no tenga alguna consideración especial para la prensa catalana que tanto le ha encumbrado.

En otro orden de cosas, Josep Maria Bartomeu ha vuelto a convocar a los mil primeros socios del club, en la reunión anual del Senado culé y ha reivindicado los éxitos deportivos del curso que está a punto de expirar y los datos históricos que representa ganar siete ligas de las diez últimas y firmando el óctavo “doblete”.

Ese campeonato que desde Madrid aluden como “la mejor liga del mundo” y que luego rebajan méritos al campeón, dentro de ese bucle incoherente en el que anidan. El presidente se ha quejado en su parlamento, y con razón de santo varón, de campañas de desprestigio orquestadas.

El FC Barcelona cumplimentó un bolo exprés para aterrizar en Johannesburgo y jugar y ganar al Mamelodi Sundowns (1-3), campeón de la liga sudafricana. Jugó con dos equipos y Leo Messi tuvo una participación testimonial de quince minutos que supieron a poco a una afición que se había volcado con su presencia. En veinticuatro horas se cumplimentó un acto social como fue la conmemoración del centenario del nacimiento de Nelson Mandela. Veintidós mil kilómetros de vuelo áereo y una inyección económica de tres millones de euros netos, ya que todos los gastos de transporte, manutención y alojamiento iban a cargo de la organización.

El Atlético se proclamó campeón de la Europa League al desembarazarse con facilidad del Olympique de Marsella, del que es director deportivo Andoni Zubizarreta, siempre referencia blaugrana y al que se le debe un acto de desagravio por una salida del club impropia e injusta. El presidente  Bartomeu “perdió la confianza” y a nuestro ex futbolista internacional “aún le cuesta ver al Barça (su Barça) por televisión”.

En una praxis de buenas costumbres, el Barça ha felicitado al Atlético al igual que el Real Madrid, que, esta vez, se apresuró a ello, al contrario que en la liga que tardó casi un día en felicitar al Barça. El madridista M.Rajoy, presidente del Gobierno de España, ha felicitado también a los rojiblancos. No quiso hacerlo, días pasados, con el FC Barcelona por la consecucion de la Liga y con este desigual trato despreció a los millones de españoles que son del Barça.

Antoine Griezmann, jugó y goleó en su última final con el Atlético. El curso que viene le aguardan otros retos. Le esperan Messi, Coutinho, Suárez y Dembélé para compartir goles y triunfos con la camiseta blaugrana.

Además, del delantero goleador francés, vendrán otros nombres y el secretario técnico   Robert Fernández, con su jefe impuesto Pep Segura, están en ello. Otro francés, Lenglet, apunta a reforzar el centro de la defensa, con independencia del futuro de Umtiti.

El propio Robert Fernández tiene el futuro en el alero ya que finaliza el contrato y el club no parece pro activo en la renovación. Sería una pena que marchara en plena madurez de su trabajo. El capote de Valverde en rueda de prensa puede no ser suficiente. Ofertas, tanto en el mercado interior como exterior, no le van a faltar, principalmente, desde la Premier inglesa.

Para entrar hay que dejar salir, ese es un axioma incontrovertible.  Los ejecutivos del Barça deberán afanarse en colocar, a buen precio, jugadores transferibles con contrato en vigor. Puede ser el caso de André Gomes, Denis Suárez, Alcácer, Digne, Aleix y Vermalen.

La masa salarial del FC Barcelona está disparada y Umtiti, Busquets y Alba con sus exigencias económicas la complican aún más. Tener a los mejores tiene un coste que requiere mucha capacidad de ingresos para hacerlo asumible. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper