A bote pronto

Barça-Sevilla con el liderazgo en juego

Vuelve laLiga después de una segunda interrupción y con la tercera en ciernes ya en el próximo mes de noviembre. Con los campeonatos domésticos, también se incorpora entre semana la Champions League y, con estas competiciones, se alcanza la máxima expresión del deporte del futbol que nació desde la competencia de los clubes, máximos garantes del espectáculo.

El fútbol de selecciones no deja de ser, desde sus ancestros, una injerencia política y también un negocio económico, a costa de los clubes por imposición reglamentaria de los organismos que regulan este deporte de masas.

Inopinadamente se inicia la novena jornada con un nuevo líder, el Sevilla FC, que estrenará condición en el Camp Nou frente al anfitrión Barça, que dejó el liderato al no ser suficiente el meritorio empate en Mestalla ante el Valencia CF.

En ocho días, el FC Barcelona atenderá en su magno estadio del Camp Nou tres compromisos de órdago con las visitas consecutivas del y Sevilla FC, Inter de Milán Real Madrid, dos en el marco de laLiga y uno correspondiente a la Champions League, colocado a modo de sándwich.

Los tres compromisos son muy importantes, pero ninguno decisivo. En la liga, estamos aún en los albores y las dos victorias en otras tantas participaciones que registra en el grupo de la liguilla europea le podrían permitir superar un eventual tropiezo. Sin embargo, los compromisos tienen una componente de alto riesgo que se deriva de las dudas de juego que ofrece el equipo de Valverde, al amparo de refrendar en victorias su irregular trayectoria.

Ya se entrenaron este jueves todos los futbolistas disponibles de la plantilla, después del éxodo impuesto. La novedad es el defensa central Chumi que, procedente del fútbol gallego juega en el filial, tras haber militado en el juvenil A. Viene a cubrir las bajas de Umtiti y Vermaelen que dejan al centro de la defensa a precario, con solo dos titulares: Piqué y Lenglet.

Además, quedan en entredicho ambos jugadores por la baja forma del catalán, perjudicada ante la opinión pública por sus incursiones empresariales tenísticas que le han obligado a viajar muchos miles de kilómetros, y por estar en fase de adaptación el francés en su primer año con la camiseta blaugrana.

Valverde ha elegido a Chumi por delante del madrileño Cuenca que parecía tener más papeletas al tener experiencia en la Segunda A con los colores del Alcorcón. Ambos futbolistas han nacido en el año 1999 y responden al mismo patrón de juego. Chumi es diestro, en tanto que Cuenca es izquierdo. Quizá esta circunstancia haya sido decisiva en la elección del “txingurri”. Las dos jóvenes promesas renovaron su contrato con cláusulas blindadas de cien millones de euros.

Valverde hará pocas rotaciones y deberá adecuar éstas a las necesidades de los partidos. El “imprescindible” Busquets que viene de jugar los dos partidos con España, encabeza la lista de los minutos de juego. Es ocasión para que asomen por la titularidad hombres infrautilizados como Arturo Vidal, Malcom, Munir, Denis Suarez o Rafinha.

Leo Messi tiene al Sevilla FC como equipo predilecto para sus dianas y esa inercia goleadora es una baza a favor. Pablo Machín trabaja la idea de frenar al astro y volver a las andadas con un marcaje al hombre. Tiene el antecedente de cuando entrenaba el pasado curso al Girona CF y puso en el estadio Montilivi a Pablo Maffeo, ahora en el VfB Stuttgart, como perro de presa del rosarino. Messi estuvo bastante eclipsado por la sombra permanente proyectada hasta los cuatro rincones del rectángulo. Sin embargo, ello no fue óbice para que el FC Barcelona goleara, ya que otros futbolistas se beneficiaron de otros marcajes necesariamente menos severos.

El partido frente al Sevilla FC, además del inmediato es el más importante porque puede fijar la trayectoria. Un juego convincente con victoria puede dar ese plus anímico necesario para encarar los otros dos encuentros.

Leo Messi ha marcado el primer gol de la semana. Fue uno de los principales mecenas para la construcción del Pediatric Cancer del Hospital de niños de Sant Joan de Déu. Se han conseguido los treinta millones de euros presupuestados con una gran colaboración de la sociedad civil y con la colaboración, entre otros, de la Fundación Messi y la Fundación FC Barcelona.

Leo Messi, tres veces padre, ayudó a poner la primera piedra del que será en el año 2020 un centro de referencia mundial en la lucha contra el cáncer infantil. En inicio de campaña para recoger fondos estuvieron en el video promocional con Leo Messi, los niños Carolina, Miguel y Félix. Lamentablemente, ya no están entre nosotros y su recuerdo llenó de lágrimas un auditorium a rebosar. Ellos sí pusieron la primera piedra para que otros niños tengan, con más medios, mejor suerte.

Leo Messi, totalmente integrado en la vida catalana y en las buenas causas sociales, ha marcado su mejor gol. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper