A bote pronto

El Barça es el líder indiscutible en el fútbol español

Los partidos de liga jugados este fin de semana han pasado a segundo plano de la actualidad deportiva, que sigue centrándose en el gran espectáculo de la final de Copa del Rey disputada en el Wanda Metropolitano que oposita para ser el escenario permanente.

Todos hablan y escriben sobre el partidazo de Andrés Iniesta y no hay dudas sobre la decisión tomada por el futbolista de acabar la carrera en China. El juego del gran capitán deslumbró desde el primer minuto de juego. Hizo cambiar el guion al entrenador Vincenzo Montella, muy pendiente, en el inicio, de la banda derecha y de las evoluciones de Leo Messi con N’Zonzi como vigilante especial.

La racionalidad de la ocupación de espacios se hizo añicos con la irrupción estelar de Iniesta por banda izquierda en la combinatoria con Jordi Alba. Ocurrió lo de la manta, que si estiras de una parte para proteger la cabeza, destapas los pies.

Todos, absolutamente todos, los elogios derramados al canterano del Barça nacido en Fuentealbilla son merecidos y coinciden en la hora del adiós del fútbol español. A partir de ahora, le quedan muchos homenajes que recibir.

Sin embargo, esta concentración de halagos y parabienes a Iniesta parece que algunos lo utilizan para focalizar la actualidad en el benemérito jugador, distrayendo la atención sobre el resultado histórico de la final y la extraordinaria exhibición colectiva del FC Barcelona. A modo de sinécdoque, algunos se han servido del ilustre machego para diluir la obra colectiva del equipo blaugrana. Esto es, trocear la información para rebajar el mérito del colectivo. La parte por el todo.

Un cinco a cero en una final y con un torrente creativo de fútbol de muchos quilates, es una excepción que debe resaltarse en toda su amplitud. Queda escrito que “las finales son para ganarlas”, en frase que reactualizó en el año 2008 Luis Aragonés. Prima el “resultadismo” sobre la calidad del espectáculo, ya que en un deporte tan mercantilizado lo más importante es la estadística y la imagen de quien alza el trofeo. La viabilidad y progresión del proyecto deportivo pasa por la victoria. Importa menos “el cómo”.

Un FC Barcelona solidario hizo un fútbol de primera y todas las piezas del engranaje rayaron a un gran nivel, alcanzando la excelencia, en una final que será recordada por mucho tiempo y es justo resaltarlo como se merece.

Este Barça, con la tranquilidad de tener el primer trofeo en el zurrón, reanudará la liga en el estadio Municipal de Riazor para enfrentarse a un Deportivo que parece haber perdido la batalla por la salvación de la categoría. Un solo punto serviría para un doble objetivo: Proclamarse campeón matemático y proseguir la racha de imbatibilidad en la competición.

Si los dos equipos primates de Madrid no consiguen ganar sus encuentros, frente al Alavés los colchoneros y ante el Leganés los blancos, los blaugranas conseguirán el título sin bajar del autocar, parafraseando al mítico Helenio Herrara, porque el diferencial de puntos ya sería inalcanzable.

El FC Barcelona tiene previsto, en coordinación con el Ajuntament de Barcelona, celebrar el título con la tradicional rúa por las calles céntricas de la ciudad para acabar la puesta en escena en el Camp Nou el próximo treinta de abril.

Atrás, pero presente en el recuerdo, habrá quedado la incomparecencia virtual en Roma y ese intento de desestabilización del entrenador Valverde, con contrato en vigor, procurado insensatamente por algún directivo y del que se hizo eco Mundo Deportivo y que obligó al célere desmentido.

El FC Barcelona es muy claro dominador del fútbol español en la última década, donde sumará 7 ligas (2008-09, 2009-10, 2010-11, 2012-13, 2014-15, 2015-16 y 2017-18) y 6 Copas del Rey 2008-09, 2011-12, 2014-15, 2015-16, 2016-17, 2017-18).

En este mismo período, registra las conquistas de 3 Champions League (Roma 2008-09, Londres 2010-11 y Berlín 2014-15) y 3 Copa Mundial de Clubs de la FIFA (2009-10, 2011-12, 2015-16), para completar una década prodigiosa. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Síguenos en el grupo del Facebook: Barça Universal.