A bote pronto

El Barça invencible golea al Villarreal

Se cumplimentó la jornada pendiente que ha servido para que el FC Barcelona realce más el campeonato de la Liga poniendo más tierra de por medio con sus frustrados perseguidores. Son quince y dieciocho puntos de ventaja sobre el Atlético y el Real Madrid, que sumó su sexta derrota en la competición a orillas del río Guadalquivir.

Esta vez, como ya ocurriera en Riazor y pasará de nuevo en los partidos frente al Levante en el Ciutat de València y contra la Real Sociedad en el partido de clausura, hubo homenaje del rival deportivo hacia el campeón en forma de pasillo  a la salida al campo. Gesto deportivo del Villarreal que fue muy apreciado por el público que respondió con muestras de simpatía hacia un equipo de La Plana Baixa que goza de la estima blaugrana.

Ernesto Valverde procuró cambios, no más allá de los necesarios, para competir con los tres puntos en juego y con la mirada puesta en la ilusión histórica de cerrar un campeonato imbatido. Para ello jugó con la espina dorsal del equipo: Piqué, Busquets, Iniesta y Messi y a los tres primeros, ya con el marcador en franquía, les gestionó minutos de descanso.

Otra sabia decisión del txingurri de no desnaturalizar al equipo, ya que el objetivo de la imbatibilidad ilusiona y sobrepasa la anecdóta estadística, pues es un termómetro de medicion excelente para compulsar la grandeza del curso. Supera, incluso a la “liga de los cien puntos” conseguida con Tito Vilanova.

FC Barcelona 5 Villarreal CF 1, protagonistas y goles

FC Barcelona: Cillessen; Semedo, Piqué (Yerry Mina, 77′), Vermaelen, Digne; Busquets (Rakitic, 65′), Paulinho, Iniesta (Luis Suárez, 61′); Coutinho, Dembélé y Messi.

Villarreal CF: Asenjo; Mario, Alvaro, Victor Ruiz, Jaume Costa; Trigueros (Javi Fuego, 56′), Rodrigo, Samu Castillejo, Fornals; Cheryshev (Sansone, 45′) y Bacca (Ünal, 70′).

Goles: 1-0, min 10. Coutinho, min. 15. Paulinho, 3-0, min. 44. Messi, 3-1, min. 54. Sansone , 4-1, min. 87. Dembélé  y 5-1, min. 93, Dembélé.

Árbitro:  Sánchez Martínez (comité murciano). Amonestó con tarjetas amarillas a Víctor Ruiz (43′), Javi Fuego (71′) y Mario (80′).

Incidencias: Partido retrasado correspondiente a la jornada 34 de la Liga Santander, disputado en el Camp Nou ante 54.743 espectadores. El Barça homenajeó a las secciones profesionales de baloncesto, handbol, fútbol sala y hockey patines por sus títulos de Copa del Rey. El Villarreal realizó pasillo al Barça como reconocimiento a su título de Liga.

El Barça salió enchufado en el partido y el marcador por partida doble lo reflejó al cumplirse el primer cuarto de hora. Una gran jugada de Dembélé, con rectificado para la recuperación, la acaba con un chut que no bloca Asenjo y permite rematar a Coutinho. Combinan Messi, Iniesta, con un pase a la espalda de Mario a Digne y centro del lateral que remacha Paulinho bajo palos, ya superada la posición del guardameta.

Valverde concedió las bandas a dos sociedades, Semedo y Dembélé por la derecha y Coutinho e Iniesta por la izquierda, con la inclusión esporádica de un tercero, el lateral Digne. Leo Messi dominaba los registros al trote cochinero y desde una posición más centrada por la ausencia de Luis Suárez. Su extraordinaria visión de juego le posibilita seleccionar las aceleraciones y activar las alarmas defensivas del rival en fases calculadas.

Con el 2-0 despertó el “submarino amarillo” en la misma proporción que se produjo el letargo local. No obstante, despertó a tiempo y en el último suspiro del primer período cerró la suerte del encuentro con el tercer tanto, obra de Messi que recoge otro caramelo de Iniesta y empalma de primera en un remate de mayor dificultad de la aparente.

Sin nada que perder, el Villarreal adelantó líneas y tuvo llegada ante una defensa blaugrana que perdió concentración y promovió diversos disparos de los castelloneneses con escaso rigor en la selección de los mismos. Cillessen tuvo dos buenas respuestas, pero no pudo evitar el gol visitante en un disparo de Fornals desviado involuntariamente por la espalda de Sansone cambiando la dirección del balón.

Durante bastantes minutos, el equipo de Javi Calleja  merodeó los aledaños del área blaugrana en la búsqueda de un segundo gol que le permitiera albergar esperanzas de puntuación. La bestia despertó en los minutos finales y Dembélé marcó y remarcó. Primero al recoger una jugada imposible de Rakitic, que incluyen dos autopases, y remachar a boca de gol.

No hay quinto malo, dice el adagio de formación taurina y, en verdad, fue extraordinario para consagrar a Dembélé. Sostuvo una carrera desde la mitad del campo con los centrales amarillos, con sorteos y protección del cuero en la conducción  y superó a Asenjo con una exquisita vaselina. Se da la circunstancia inusual, nosotros no recordamos parangón,  de que en los dos tiempos de juego las últimas jugadas acabasen en goles y sin tiempo para sacar de centro.

El Barça tuvo una meritoria actuación global, sin que ninguna pieza desentonara. Genialidad en Messi e Iniesta, exquisitez en Coutinho y explosividad en Ousmane Dembélé. El francés cuajó una excelente actuación. Desbordó en velocidad, alternó el juego en disposiciones de irrupción y pauta. Mostró una técnica individual elevada y apuntó un potencial aún por desarrollar y modelar. Anotó su primer “doblete” goleador y quedó consagrado como un valor de presente.

Su quinta Bota de Oro parece ya muy al alcance de Messi que con su gol, acrecienta ventaja con Salah que solo le queda un cartucho, por dos el canterano culé. Dos jornadas restan al Barça en pos de hacer realidad el sueño de poder ser posible acuñar la referencia histórica del “Barça Invencible”, relativo a una época. De igual manera como se precisa “el Barça de las Cinco Copas”, “el Barça del dream team” , “el Barça de los cien puntos”  o “los Barças de lo tripletes”, pongamos por caso. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper