A bote pronto

El Barça acaricia el fichaje de Paul Pogba

Parecía que con Arturo Vidal se cerraba el capítulo de incorporaciones blaugranas, iniciadas con Arthur, Lenglet y Malcom. Sin embargo, el entrenador Ernesto Valverde aún acaricia la idea de nuevos refuerzos cifrados en uno o dos futbolistas de campo, con independencia de que una transferencia forzada por el cancerbero Cillessen obligue a otro movimiento.

Un nombre suena con fuerza y alimenta la ilusión de la afición, es el francés de origen guineano, Paul Pogba. Se trata del segundo futbolista que, en el ranking del momento, su traspaso de la Juventus hace dos años al Manchester United, superó la barrera psicológica de los cien millones de euros. Concretamente, el club mancuniano pagó la friolera de 120 millones de euros al cuadro piamontés (algunas fuentes reducen el importe a 105 millones).

Bastante antes, en el verano del año 2013, Florentino Pérez había pagado 101 millones de euros por el galés Gareth Bale, cifra camuflada para no herir el ego de Cristiano Ronaldo, (se facilitó un monto de 91 millones que se correspondían con libras esterlinas) empecinado en encabezar todos los “hit parade”, que fue transferido por 96 millones de euros en el año 2009 del United al Real Madrid.

En el último mercado de verano el FC Barcelona fue protagonista indeseado. Se rompieron todos los registros por el pago de 222 millones de euros del PSG al cuadro blaugrana, al satisfacer el club galo la cláusula de rescisión del contrato de Neymar. De este monto, el Barça empleó 105 millones más cuarenta en variables en la adquisición de Dembélé.

En plena fase de inflación galopante y expansiva, el P.S.G. pagará 180 millones al Mónaco por el traspaso de M’Bappé, tramitado como cesión este último curso debido a la aplicación del Fair Play financiero. En el último mercado de invierno, vuelve a aparecer el nombre del FC Barcelona, que pagó al Liverpool 120 millones de euros, que con mucha probabilidad serán 160 con la suma variable, por los servicios de Philippe Coutinho.

Otra operación, de cifras centenarias, pueden volver a tener de protagonistas a Pogba y FC Barcelona ya que sus destinos se pueden unir. Ya lo pretendió el Barça en el año 2016, pero no pudo competir con el poderío económico de la familia Glazer, norteamericanos propietarios del club inglés.

El campeón del mundo francés no está a gusto en Manchester y las relaciones con su entrenador Jose Mourinho no son fluidas. Ello puede favorecer un trasvase, pero antes los británicos deben de asegurarse un recambio de garantías y tienen un plazo que expira este jueves 9 de agosto por prescripción reglamentaria de La Premier League. Estamos pues en unos días clave, en la que su representante Mino Raiola moverá todos los hilos y pondrá toda su experiencia en el interés de una nueva operación.

El FC Barcelona es el principal objetivo. La cifra de la operación ronda los cien millones y el contrato al futbolista deberá ser muy elevado para que le compense de la desfavorable diferencia de trato fiscal con Italia, donde solo pagaría cien mil euros como tarifa plana por los derechos de imagen producidos en el extranjero.

Paradójicamente, el Barça vuelve a quedar a merced del agente Mino Raiola, el mismo que con la salida de Zlatan Ibrahimovic se rompieron las hostilidades y ahora hay que volver a tejer puentes de diálogo por interés de las partes.

La “vecchia signora”, además de dinero, sitúa a Miralem Pjanic como moneda de cambio, el FC Barcelona hace lo propio con André Gomes, paisano de Mourinho, y Yerry Mina. Parece que las negociaciones con el jugador transcurren con la connivencia del idioma común francés y Eric Abidal ya tiene su beneplácito.

El fichaje de Paul Pogba significaría un salto de calidad muy importante. Se trata de un futbolista todo terreno que puede jugar como pivote defensivo, en la distribución del juego y como interior adelantado, al servicio de una óptima condición física y de unos cualificados recursos técnicos. Y con el aditamento de la mejor edad, pues cumplió 25 años el pasado mes de marzo y ya una dilatada experiencia en clubes campeones europeos.

Pogba puede reencontrarse con sus compañeros campeones de selección Umtiti y Dembélé, también con Lenglet. Todos ellos le facilitarían su adaptación, conjuntamente con Arturo Vidal que volvería a encontrarse después del periplo juventino. Y no olvidemos de la ilusión de poder jugar con Leo Messi, al que califica como número uno mundial.

Los red devils no querrían dejarlo salir, pero es probable el cambio de Old Trafford por el Camp Nou. En última instancia, falló la incorporación de Antoine Griezmann, que incumplió su compromiso y los fichajes efectuados no han cubierto aquella decepción. Otro francés, Paul Pogba, que sí tiene ese perfil mediático y capacidades demostradas, puede poner al Barça en la órbita triunfal en clave europea. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper