A bote pronto

Un “Balón de Platino” para Messi

En la misma semana que la revista France Football nominó como “Balón de Oro” al buen futbolista del Real Madrid, Luka Modric, y dejó en quinta posición a Leo Messi, por detrás de Griezmann, M’bappé y Cristiano Ronaldo, el argentino habló con el balón en los pies y acalló los cantos de sirena de “O Rei” Pelé que le situaba, en la historia, en un peldaño inferior a Maradona.

El capitán del FC Barcelona no había asistido a la entrega de premios para no prestigiar con su presencia un resultado esperpéntico dictado por el marketing y las conveniencias, alimentado por las votaciones de periodistas deportivos, entre ellos el madrileño Alfredo Relaño, director de As y que hace unos años sustituyó a Paco Aguilar del diario decano Mundo Deportivo, por extrañas razones nunca explicadas.

Leo Messi ya había ejercido de gran capitán en el acto social en el Memorial Núñez, siendo el único componente de la plantilla que asistió con una indumentaria formal para el acto de homenaje.

En el RCDE Stadium la exhibición del crack fue completa y destrozó todas las previsiones del técnico local Rubi, que había sacrificado al creador Granero por un hombre de contención como Víctor Sánchez para que anduviera a la procura. Pero esta empresa que Rubi encargó al de Rubí, resulta una quimera cuando “el diez” está de reivindicación.

Dos lanzamientos de libres directos mayestáticos, un remate al palo y una asistencia de gol a Dembélé en acción épica por la lucha por el balón, fue la síntesis de una actuación completa, en la que incluso se tiró un largo sprint para recuperar en defensa un balón que había servido deficientemente.

RCD Espanyol 0 FC Barcelona 4, protagonistas y goles

RCD Espanyol: Diego López; Javi López, David López, Óscar Duarte, Dídac; Víctor Sánchez, Marc Roca, Darder (Granero, min.73); Hernán Pérez (Baptistao, min.59), Melendo (Sergio García, min.63) y Borja Iglesias.

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Rakitic (Denis Suárez, min.82), Busquets, Vidal; Messi, Dembélé (Coutinho, min.67) y Suárez (Munir, min.79).

Goles: 0-1, min.18: Messi; 0-2, min.33: Dembélé; 0-3, min.45: Luis Suárez; 0-4, min.65: Messi.

Árbitro: Del Cerro Grande (comité madrileño). Amonestó a Dídac Vilà (min.79). El VAR en Las Rozas estaba al mando de Jaime Latre, del colegio aragonés.

Incidencias: partido correspondiente a la decimoquinta jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 24.037 espectadores.

El FC Barcelona volvió a marcar cuatro goles como los endosados en el Camp Nou entre semana a la Cultural Leonesa y también tuvieron el denominador común de la extraordinaria belleza de ejecución.

Transcurrido el primer cuarto de hora, Messi inicia un slalom que solo pudieron frenar en una doble falta. El astro la lanza primando la colocación sobre la fuerza y el balón describe una parábola alta y con ajustado descenso y apertura hacia la escuadra para introducirse entre los tres palos y hacer inútil la estirada de Diego López.

Más allá de la media hora, en el balcón del área espanyolista, Messi retiene un balón rodeado de contrarios y superando dos caídas para inventarse un pase al espacio a Dembélé, para que el francés rompa la cintura a Javi López y enrosque el esférico con la derecha fuera del alcance del arquero.

Al filo del descanso, Luis Suárez pelea por un balón servido por Dembélé y gana la acción a David López, batiendo a Diego López, apenas sin ángulo. Un marcador de cero a tres al descanso que pudo ser más amplio, pero que hacía justicia a la enorme superioridad del Barça, comandado por un Messi inconmensurable que fijaba sobre el rectángulo distancias inabordables.

Como nos temimos, en el segundo tiempo, a favor del score amplio, hubo relajación y el luminoso solo tuvo un movimiento en otro libre directo, escorado a la izquierda a unos treinta metros de la línea de gol. Esta vez el balón, impulsado por el jugador argentino, le entra a Diego López por la otra escuadra, en un lanzamiento nítido, tan complicado como brillante, que supera nuevamente la barrera.

El Barça durmió el encuentro en esa media hora final y el Espanyol puso más empeño que mérito. Duarte, sustituto a última hora del lesionado Hermoso, remató a la red una falta, pero el VAR advirtió su posición adelantada, aunque con un incomprensible retardo. Ello permitió que Ter Stegen mantuviera a cero su marco, demasiado perforado este curso.

Este resultado permite la reafirmación del liderato blaugrana, dejando a tres puntos al Sevilla FC, que se dejó empatar, horas antes, en Mestalla en la última acción del partido.

Messi rompió la baraja y los planes a Rubi, que había planteado otro guion, con la sorpresa, de la presencia del joven Melendo para actuar entre líneas, además del rocoso Víctor Sánchez.

Valverde había elegido a Dembélé sobre Coutinho y mantenía en la medular a Arturo Vidal en el puesto del lesionado Arthur, lo que obligaba al polifuncional Rakitic a cambiarse de banda.

El Barça tuvo suficiente con la primera mitad para asegurarse una victoria, con disciplina táctica en los hombres de la retaguardia, con presión alta y líneas juntas que compactaban al equipo, con un Messi demoledor, pero también, con superioridad manifiesta en otros duelos individuales con Dembélé, Suárez, Piqué, Rakitic o Busquets. A Leo Messi el Balón de Oro se le queda corto, por lo que había que promover la fundación del Trofeo “Balón de Platino”.

Con el Barça clasificado, el martes próximo se cierra la liguilla de Champions con la visita del Tottenham, con intereses clasificatorios del Inter de por medio. La profesionalidad y seriedad de la competición europea – y el beneficio económico – obliga al cuadro blaugrana a competir por el triunfo. Por ello, Valverde debe programar algún cambio, pero que no desnaturalice o mengüe las capacidades. Aleñá y Coutinho tienen posibilidades de tener cabida en el “once”, pero en defensa se juega con lo puesto y hacer descansar algún hombre para la entrada de Chumi o Miranda del filial puede resultar arriesgado ante los Harry Kane, Christian Eriksen y compañía. O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper