A bote pronto

“Allez Dembélé, allez Dembélé”

No se llenó el Stade Ibn Battouta de Tánger y las razones cabe atribuirlas a la irregular distribución de las entradas, a la economía débil local que no pudo atender los precios y a la mala respuesta de la afición sevillista. Mientras las gradas centrales y laterales ofrecían una alta ocupación, casi toda la tribuna presentaba un aspecto desolador.

Supercopa España en Tánger

Valverde dispuso de un “once” competitivo, donde destacaban las ausencias de Umtiti, Rakitic y Coutinho y las presencias del transferible Rafinha junto a los nuevos Arthur y Lenglet. Ganó el equipo favorito, alineado bajo el esquema clásico del 4-3-3, pero al Barça le costó más de la cuenta vencer a un Sevilla que se había adelantado en el marcador. Fueron decisivas las aportaciones de Messi y los aciertos de Dembélé en el gol y Ter Stegen parando un penalti casi al término del tiempo. “Allez Dembélé, allez Dembélé”, cantaba la grada marroquí, descaradamente decantada hacia el FC Barcelona, que goza por estos lares africanos una preferencia sentimental muy superior a la de sus rivales en España y en Europa.

Transcurría el minuto diez cuando Muriel recoge un balón en la línea de medios y caracolea ante Piqué, sin que el barcelonés pueda evitarlo, y abre a Sarabia que, libre de la marca de Jordi Alba, cruza ante Ter Stegen, en posición correcta por la desatención de Lenglet. Fue un gol legal que tuvo que certificar la tecnología, rectificando la bandera del linier, levantada con precipitación y yerro. Así pues, el VAR impartió justicia, siendo el FC Barcelona la primera víctima en su estreno en el fútbol español.

El FC Barcelona recuperó el mando del partido, liderado por un gran Messi que ejercía ya los galones de primer capitán del equipo. Se sucedieron las ocasiones en el marco hispalense defendido por Vaclik, pero faltó decisión en el remate.

El cuadro nervionense había inaugurado el marcador en su primera aproximación y no repetía escenario favorable. El dibujo clásico del 5-3-2 de los equipos de Pablo Machín se tornó más conservador y el medio campo restaba recorrido para situarse en la geometría perimetral del área grande. No obstante, la igualada tardo en consumarse. Era el minuto 42 cuando Leo Messi ejecuta un golpe libre directo y la pelota da en la cepa del palo para en su rechace ser rematada inexorablemente por Piqué a las mallas. A un nuevo remate de Sarabia tuvo que replicar la mano baja salvadora de Ter Stegen para evitar que el Sevilla recobrara el mando antes del primer período.

En la continuación Rafinha, que su rendimiento había ido de más a menos, dejó su puesto a Rakitic y poco después Coutinho recogería el testigo de Arthur, jugador que promete mucho, pero debe evitar alguna desconexión e intermitencias en el juego.

El segundo tiempo también fue blaugrana, aunque el Sevilla, por mediación de Franco Vázquez dispuso de otra clara ocasión en un nuevo desajuste, ya que su remate de cabeza tocó el travesaño por la parte superior.

Por parte del FC Barcelona, tuvieron ocasiones Coutinho, Jordi Alba, Messi, Dembéle y Luis Suárez. Fue destacable el buen tino del meta, pero también la desafortunada actuación del uruguayo, todo un clásico en los tramos de inicio del curso.

Llegó el minuto 78 para la reivindicación de Dembélé que se había significado muy activo en la segunda mitad, imprimiendo velocidad a su juego y arte en filigranas. Coincidió con el cambio de banda ordenado por el técnico. El delantero francés cogió un balón en la media distancia y cruzó diabólicamente el balón con un tiro seco que entró como una exhalación en la meta sevillista tocando el travesaño interior. Un gran gol que debe subir su moral alicaída con el fichaje de Malcom, jugador de parecidas características de juego.

Parecía que estaba la suerte echada, pero en un coletazo final de los hispalenses, Ter Stegen yerra el cálculo y comete penalti sobre Aleix Vidal, ex blaugrana que había saltado al terreno de juego en el minuto 71 con el aplauso reconfortante en las gradas de su ex afición.

El penalti fue lanzado por Ben Yedder, sin excesiva fuerza ni colocación óptima, lo cual permite a Ter Stegen, en una gran intervención, alcanzar el balón en su estirada a su izquierda.

El FC Barcelona se consolida aún más como el equipo más galardonado del fútbol español y se proclama Supercampeón de España por decimotercera vez.

Leo Messi ya suma 33 títulos. Supera a Andrés Iniesta en su debut como primer capitán de la plantilla. Son 9 Ligas, 4 Champions League, 6 Copas del Rey, 8 Supercopas de España, 3 Supercopas de Europa y 3 Mundiales de Clubs.

La temporada blaugrana comienza con laureles de triunfo. Percutió en el Stade Ibn Battouta de Tángerel mosquito” Dembélé y “la pulga” Messi, pero hubo que contar con las manos firmes del alemán Ter Stegen bajo palos, para seguir con la racha inmaculada de contar las visitas al Reino de Marruecos con victorias (entre oficiales y amistosos, siete de siete). O así piensa nuestra pluma.

Facebook: Barça Universal

Twitter: @albertgilper