A bote pronto

El Real Madrid esquilma al modesto Fuenlabrada

Otra jornada dura en Barcelona, que vivimos presencialmente en la calle, donde hubo manifestaciones por la mañana y comparecencias hasta llenar la Plaça de Sant Jaume por la tarde. Muchas incertidumbre con la información que corría paralela en el Senado reunido en Madrid, con decisiones  (e indecisiones) mutables en el entorno del Govern de Catalunya. El Gobierno de Madrid lleva adelante la aplicación del artículo 155 que desnaturaliza y vacía de contenido la autonomía catalana, para dejar el mando centralizado a los ministerios.

Tras esa compleja jornada política, hicimos un alto en el camino para asistir, vía pantalla televisiva,  a la Copa del Rey, donde había varios partidos en juego. Entre ellos, el RCD Espanyol  que jugó en el estadio Heliodoro Rodríguez López de Santa Cruz de Tenerife, entre apagones, que también hicieron suyos los blanquiazules, en una muy floja actuación y cuya eliminatoria quedó en franquía gracias a una actuación notable del veterano guardameta Diego López, que reaparecía tras haber perdido la titularidad por lesión. Una igualada a cero en un mal partido colectivo.

No mejor fue el partido que se celebró en la vecina localidad de Madrid, Fuenlabrada, cuna de celebrados deportistas. El “Fuenla” plantó cara al Real Madrid B y obtuvo un resultado por debajo de los méritos deportivos contraídos. El cuadro merengue ha perdido peso con las  ausencias de Pepe, James, Morata y Mariano que daban pedigree a la segunda versión blanca.

Muy mala versión del segundo equipo del Real Madrid que ganó en Fuenlabrada gracias a dos penaltis conflictivos señalados por el colegiado Iglesias Villanueva, colaborador necesario para una victoria paupérrima.

Además, a los ahora consagrados Lucas Vázquez y Marco Asensio, ya internacionales con la selección absoluta, sus aportaciones a la segunda unidad les puede parecer menores y su motivación queda mermada. El nuevo incorporado Ceballos sí tuvo esa ilusión de primer año y fue de largo la mejor pieza blanca, junto a Vallejo, si bien la aportación del central, fichado hace dos años del Real Zaragoza y cedido al Eintracht Frankfurt de la Bundesliga, se vio dañada por su expulsión casi al cierre del match.

El gran protagonista fue el colegiado gallego Iglesias Villanueva, que sancionó dos penaltis a favor del equipo grande, con expulsión del jugador Candela al que atribuyó infracción. Lo compensó con la expulsión postrimera de Vallejo en un exceso del juzgado y del juzgador.

La primera hora de juego el mayor entusiasmo de los hombres de Antonio Calderón, igualaron, e incluso, superaron en fases del encuentro, a las figuras, en ciernes o consagradas, del equipo de Zidane.

En el minuto 62, el lateral blanco Achraf vio frenada su incursión por el agarrón de su marcador Fran García fuera del área, aunque cae en el perímetro interior. Asensio no desaprovechó el regalo en forma de penalti.

En el minuto 79, se produce una típica jugada de forcejeo en el área cuando se va a lanzar un córner. Friccionan Theo y Candela y la teatralidad del primero saca partido de ese agarrón y cobra para su equipo una segunda pena máxima, inhabitual cuando se trata de otros equipos. Además, la jugada implicó una segunda tarjeta que conllevó la expulsión de CandelaLucas Vázquez ejecutó la puntilla.

En el estadio Fernando Torres – nombre que se corresponde con el internacional español y aún jugador en activo del Atlético, natural de esa localidad – la grada coreó al unísono y con dosis de sarcasmo “penalti, penalti” cada balón que, en el tiempo restante, rondaba el área local.

No es normal, salvo que se trate del Real Madrid, que en estos partidos de fuerzas tan desiguales, el inferior sea tratado con tanta rigurosidad apreciativa del colegiado. Lo vimos en La Nueva Condomina en la jornada anterior, también perteneciente a los dieciseisavos de Copa del Rey. El Real Murcia se benefició, ante el FC Barcelona (0-3) de un arbitraje condescendiente que, incluso, le condonó de un claro penalti por mano voluntaria y extendida del cuerpo de un defensa. Circunstancia que obviamos en el  A Bote Pronto de ayer, por no considerarla trascendente y que ahora hacemos notar por mor de la comparativa de trato.

Ni en estos partidos en la clasificación está casi asegurada, el Real Madrid se libra de la polémica en decisiones arbitrales que favorecen sus intereses, no vaya a ser el caso que se repita otra versión del “alcorconazo“. Mejor que quede todo atado y bien atado. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper