A bote pronto

Piqué y la prensa desagradecida

Preguntan a Piqué en la zona mixta parisina y éste les contesta, sin remilgos, lo que quieren oír con absoluta disposición y en un clima distendido ante multitud de micrófonos y celulares en posición de grabación.

Que las preguntas se formulen en el postpartido de la selección española, tras haber ganado con solvencia en Paris a la anfitriona Francia, poco importa a los entrevistadores, que buscan los titulares fuera de la sintonía de las actividades de “la Roja”.

Piqué solo ha hecho contestar con sinceridad  – y paciencia – las preguntas que le formulaban, algunas de ellas dictadas a los reporteros desplazados desde Madrid a través del pinganillo. El cariz de las respuestas era previsible y están a tono con el perfil del personaje.

Sin embargo, algunos, falsamente se sienten alarmados y escenifican una situación de riesgo mayor. Otros, impúdicamente, achacan al futbolista haber ensombrecido el brillante triunfo español con unas declaraciones que no tocaban, como si el guion del interrogatorio lo hubiera escrito el catalán. Hasta se regodeó Piqué, en pleno dominio de la escena: “Cómo os gusta la selección, que siempre preguntáis por el Madrid”.

El eco de estas declaraciones, con su repercusión mediática, otorga la razón a Piqué, que utilizó la evidencia como línea argumental. Gerard Piqué se refirió “a los hilos” que hilvanan el entorno del fútbol por la incidencia de otros poderes ajenos a los deportivos.

Con el dedal protector para no autolesionarse describió la imagen de un palco deportivo que daña a muchos, y, entre ellos, no cabe duda que están representados muchos aficionados seguidores al club blanco en desacuerdo con el presidente balnco y sus maneras de proceder.

Piqué es la antítesis del descerebrado, es un tipo de una inteligencia superior, triunfante en el oficio del fútbol y que la vida le sonríe en todos los ámbitos: sociales, familiares, de salud, económicos y laborales, tanto en su faceta deportiva como empresarial.   

Marta Silva se ha verificado que bajó a la zona de vestuarios del Real Madrid para pedir un balón firmado por Cristiano Ronaldo en el partido frente al Wolfsburgo en la última Champions League.

Silva, que en el pasado también fue secretaria general del Real Madrid, ejercía aún como Abogada General del Estado y fue la impulsora de la condena a Leo Messi en su litigio con Hacienda.

La intervención requerida a Piqué ha marcado los tiempos de la información y han hecho el ruido proporcional a la importancia del interlocutor. Ha ganado Piqué que, esta vez sí, ha tenido el respaldo de su Club, en palabras de su vicepresidente Jordi Cardoner: “Piqué no ha mentido”.

Florentino Pérez ha consultado a su cohorte de abogados y no ven causa para emprender vía judicial contra el futbolista del FC Barcelona. Así que ha tenido que conformarse a contestar esas declaraciones con la boca pequeña, en mensaje encriptado, en un acto mayor de patrocinio.

Sin nombrarlo, ha enfatizado los valores del Real Madrid, en alusión encubierta a Piqué que los había puesto en tela de juicio. Ha añadido la humildad como valor intrínseco del Club, olvidando la arrogancia que dimana desde su propio nuevo himno: “Hala Madrid y nada más”. 

Movistar, la marca comercial de Telefónica, alistada con el Real Madrid

Esta empresa española que cotiza en el Ibex-35 patrocinará al Real Madrid en sus dos únicas secciones profesionales de fútbol y baloncesto.

Ese patrocinio deportivo se incorpora al actual de fútbol sala del equipo también madrileño del InterMovistar de Torrejón de Ardoz, al Movistar Estudiantes de baloncesto, asimismo radicado en Madrid, al  Movistar Yamaha de MotoGP, cuya presentación este año se realizó en el Auditorio del Distrito Telefónica de Madrid, sede de la firma.

Queda el equipo ciclista que tiene su sede en Iruña/Pamplona. Ahora, con esta nueva firma a una entidad madrileña la empresa refuerza su raíz y vocación localista. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter