A bote pronto

El Palco del Bernabéu a punto de ganar la liga

Habría que remontarse a los tristes años de José Plaza al frente de los árbitros para advertir unos arbitrajes tan tendenciosos como los que han padecido en sus carnes, en este campeonato, muchos de los equipos rivales del Real Madrid. El actual presidente del Comité de Árbitros, Sánchez Arminio, no le ha ido a la zaga.

A pesar de tantas ayudas, el Real Madrid deberá aguardar hasta la última jornada para erigirse campeón de una liga que se antoja adulterada a los ojos de los aficionados que no tienen al blanco como color de referencia.

Celta 1 Real Madrid 4, intervinientes y goles

Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Wass, Hernández, Jozabed (Marcelo Díaz, min.74); Iago Aspas, Pione Sisto (Pape Cheikh, min.84) y Guidetti (Beauvue, min.84).

Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Casemiro (Kovacic, min.73), Kroos; Isco (Lucas Vázquez, min.84), Cristiano Ronaldo (Asensio, min.84) y Benzema.

Goles: 0-1 Cristiano Ronaldo, min.10; 0-2 Cristiano Ronaldo, min.48; 1-2 Guidetti, min.69; 1-3 Benzema, min.70; 1-4 Kroos, min.88.

Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Expulsó a Iago Aspas (min.62) por doble amonestación y al segundo entrenador del Celta Ernesto Marcucci (min.66). Además, mostró tarjeta amarilla a Jonny, Guidetti, Hugo Mallo y Hernández por parte del Celta de Vigo, y a Casemiro y Sergio Ramos por parte del Real Madrid.

Irregularidades desde el inicio

Como ya denunciamos, el partido se jugó en fecha impropia, colocado entre la última y la penúltima jornada, por la falta de interés en encontrar otra data que no vulnerara el campeonato que establece la unificación de horarios en sus dos últimas fechas para los partidos trascendentes. Interesadamente, se han desaprovechado para su fijación en el calendario dos fechas de suspensión del campeonato por partidos internacionales.

En reunión de urgencia, al futbolista Nacho le fue condonado el partido de suspensión, ya que el Comité de Apelación rectificó al Comité de Competición. De esta forma, las bajas por lesión de Pepe y Carvajal, quedaban protegidas por la disposición de Nacho para cubrir cualquier puesto defensivo en caso de contingencia.

Llegaba el Celta a este partido con la desilusión de su desclasificación europea  en semifinales europeas, por un desacierto del compungido Guidetti. Había puesto toda la ilusión en la Europa League, lo que le distrajo de la liga con acumulación en este tramo de siete derrotas en los últimos ocho partidos, con una estadística más penalizada tras este nuevo traspies.

El arbitraje del partido bajo sospecha

El proceder intransigente del Real Madrid en la gestión del aplazamiento de la jornada 21, por el temporal climatológico con daños visibles en el voladizo del estadio municipal de Balaídos, hizo que el equipo blanco tuviera un recibimiento hostil.

Esa sensibilidad céltica a flor de piel se puso de manifiesto enseguida a las primeras decisiones del colegiado Martínez Munuera que tuteaba a los locales y anteponía el don a los nombres de los visitantes.

Esa disparidad de trato en la apreciación de las jugadas tuvo directa consecuencia en las incidencias del partido, guarismos goleadores incluidos.

A las decisiones arbitrales en contra del equipo vigués se sucedían cantos de “tongo, tongo, tongo” que simulaban un escenario blindado por las doce cuerdas. A cada tarjeta mostrada a los suyos, le sucedían la expresión coral de “otra, otra”, a modo de mofa al deterioro arbitral.

Los propios diarios madrileños, Marca y As, a través de sus ex árbitros de cabecera, Andújar Oliver e Iturralde González, respectivamente, dan cuenta del estropicio a que fue sometido el cuadro celeste.  Eso sí, en caracteres tipográficos y de relevancia menor, para que no se molesten excesivamente sus lectores locales.

Con 0-1 al marcador, minuto 37, Varane intercepta, justo fuera del área, un balón con la mano en un autopase de Jonny  y evita una peligrosa jugada desde la línea de fondo. El árbitro mira hacia otro lado y las protestas de Aspas le suponen la primera tarjeta y la jugada se señala con saque de meta.

Guidetti, aún aturdido por su decisivo fallo ante el United en el último suspiro, yerra una manifieta ocasión de gol y en el contragolpe Cristiano Ronaldo en posición dudosa establece el 0-2.

Iago Aspas es arrollado en el área por Sergio Ramos que no sabe frenarse y Martínez Munuera echa mano de la chistera para determinar la expulsión del gallego por doble amonestación, bajo la acusación de simular penalti. Aspas provocó la falta máxima y Ramos, impetuoso, cayó en el anzuelo. Sin embargo, allí estaba Martínez Munuera para enmendarle la plana.

En esta jugada decisiva, la opinión del ex colegiado Andújar Oliver es contundente: “Error del árbitro. Ramos mete el pie y derriba a Aspas, debió pitar la pena máxima. Y, por supuesto, una amarilla que nunca debió enseñar”. No tanto Iturralde González  que se enreda en la tergiversación interpretativa al aducir la voluntariedad de Aspas al frenarse, como si ello estuviera penalizado.

Con media hora por delante, el Celta se quedaba con diez futbolistas. Cristiano Ronaldo, por lo común “piscinero”, protagoniza una caída en una jugada no merecedora de penalti. En ese doble rasero, el trencilla evita mostrar tarjeta por simulación al portugués. Hubiera representado esa quinta tarjeta que no llega nunca y que le per mite seguir partido tras partido, al filo del alambre. Indulgencia que volverá a permitirle jugar el partido decisivo en La Rosaleda.

A pesar de la inferioridad numérica, el Celta consiguió reducir distancias en un gol de Guidetti, pero las esperanzas le duraron muy poco y Benzema y Kroos certificaron la victoria merengue.

Otro jugador tradicionalmente indultado es Casemiro, que debió ver la segunda tarjeta que le acarreaba suspensión en el minuto 66 cuando procuró un derribo salvador cuando el delantero  se disponía a entrar en el área. La tarjeta, a resultas, fue para Guidetti.

El Real Madrid se vino arriba y al diezmado Celta se le acabó el combustible. Las faltas tácticas de Sergio Ramos no suman tarjetas y el Municipal de Balaídos también cantó el clásico “¡así, así gana el Madrid!”.

Las cámaras parecen registrar los comentarios de Aspas y Tucu Hernández al colegiado y que confirman periodistas in situ: “Cagón, te has cagado”. Ese ha sido el sentir de muchos aficionados.

En una liga tan marcada por las decisiones unívocas, no podían faltar elementos de dudas en la jornada de clausura.

La designación digital de los colegiados, que tantas sospechas levanta, en la jornada de cierre, vuelve a acarrear suspicacias. El FC Barcelona – SD Eibar lo dirigirá el canario Alejandro José Hernández Hernández y el arbitraje del Málaga CF- Real Madrid correrá a cargo del vasco Ricardo de Burgos Bengoetxea.

El canario arbitró al Barça en Heliópolis e impidió su victoria no dando validez a un balón que había superado en 61 centímetros la línea de gol. También en  el Bernabéu donde no advirtió el brutal codazo voluntario de Marcelo a Messi que lo dejó sanguinolento.

Leemos el onteresante trabajo del periodista  Javier Gascón en Mundo Deportivo donde recopila los arbitrajes a los dos aspirantes al título por estos dos colegiados. Llega a la siguiente conclusión.

Arbitrajes de Hernández Hernández

Espanyol-Real Madrid (0-2, jornada 4): penaltis no pitados a Ramos y Pepe con 0-1 (+2)

Real Madrid-Sporting (2-1, jornada 13): penalti inexistente a Lucas Vázquez (+2)

Betis-Barça (1-1, jornada 20): gol fantasma que entró medio metro (-2)

Arbitrajes de De Burgos Bengoetxea

Real Madrid-Celta (2-1, jornada 2): gol en fuera de juego de Morata (+2)

Barça-Málaga (0-0, jornada 12): gol válido anulado a Piqué por fuera de juego (-2)

Consecuencia de ello, la clasificación que actualmente da el liderato al Real Madrid con 90 puntos por 87 el Barça daría un vuelco y quedaría 91 puntos para los catalanes y solo 84 para los madrileños.

Pero ello ya es ciencia ficción, lo mismo que pensar que el Málaga CF pueda ir más allá del empate. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper