A bote pronto

Neymar, punto y seguido

La marcha de Neymar del FC Barcelona ha sido gestionada y servida al barcelonismo en pequeñas dosis, con amagos de incertidumbre y con la participacion del invitado de piedra Gerard Piqué con la inserción de una foto de ambos con la leyenda equívoca del “se queda”.

No obstante, cuesta hacerse a la idea en las huestes barcelonistas que ya no se cuenta con Neymar, un icono del fútbol de primera magnitud, aún en fase de crecimiento y con objetivos a corto de llegar a ser el primero de la clase.

Hace cuatro años, Sandro Rosell, era el presidente del FC Barcelona que hizo posible el fichaje de la estrella, superando obstáculos de la entidad del Real Madrid de Florentino Pérez que le llevaba unas millas de ventaja en la carrera.

Los contactos de Rosell en Brasil y “la ingeniería financiera” montada, hicieron posible cobrar esa pieza mayor, que llenó de autoestima a la afición. Más cuando “el derrotado” era el Real Madrid y su presidente no ocultaba su ira por la operacion perdida.

Después han ido sucediéndose litigios, consecuencia de aquella operación, y la sucesión de derivadas llevó a la denominación de “caso Neymar 1” y “caso Neymar 2”, siempre con la sombra alargada del Real Madrid y su presidente como componentes de una trama judicial de acoso y derribo, según la sospecha de muchos, que observan con temor el lustre de “El Palco” del Bernabéu los días de partido.

El fichaje de Neymar por el FC Barcelona constituyó el principal logro del presidente electo más votado y de paso efímero, consecuencia de su mochila conflictiva que le llevó a renunciar al cargo. Desde mayo se halla encarcelado por asuntos de blanqueo de capitales , no gozando de los privilegios de otros que recuperan la libertad pagando una fianza. Verbigracia, el presidente de la Federación de Fútbol, Ángel María Villar.

A la herida abierta en el seno del club catalán le han inyectado 222 millones de euros como argumento de cicatrización. A priori, una exageración, pero a la práctica no parecen suficientes. Este dinero, por ejemplo,  “solo” puede servir para conseguir la incorporación de M’Bappé, el delantero del AS Mónaco de solo dieciocho años, valorado en 190 millones de euros y pagar la cláusula de rescisión del jugador donostiarra. adscrito a la Real Sociedad, Iñígo Martínez, que tiene veintiséis años y juega de central.

En otra combinación, el dinero alcanza para contratar a Philippe Coutinho (Río de Janeiro, 12-6-1992) y Ousmane Dembélé (Vernón-Francia, 15-5-1997), con permiso de sus clubes, el Liverpool y el Borussia Dortmund, respectivamente.

Si este fuera el empleo de ese capital sobrevenido por causas indeseadas, convendríamos que el FC Barcelona ha perdido potencial deportivo y de imagen al perder la insignia arrolladora del futbolista Neymar, en plenitud a sus veinticinco años y marca global cinco estrellas.

Se puede calificar de un traspaso contra natura deportiva, porque el jugador desciende algunos peldaños al abandonar un club y un campeonato mucho más reconocido internacionalmente.

Ha podido la cartera inagotable, por infinita, del presidente Nasser Al-Khelaïfi, es la primera constatación. Sin embargo, se establecen otros factores, no desdeñables, que tienen que ver con la prisa del jugador de alcanzar la primera plaza del estrellato desbancando a Leo Messi y a Cristiano Ronaldo.

En la visual primera, se observará que ha ganado la camiseta con el número diez mítico a la espalda que le cederá Pastore. El de Pelé, de Maradona, de Luis Suárez Miramontes y tantos otras estrellas. Por antonomasia, es el número que llevan la principal figura del equipo.

El FC Barcelona ha emitido un frío comunicado en el que anuncia que “El club trasladará a la UEFA los detalles de esta operación para que se depuren las responsabilidades disciplinarias que puedan derivarse de este caso”.

Una comuniación oficial que delata el estado de ánimo de una directiva contrariada por las formas en que se ha producido el desenlace y que no protocoliza mensaje alguno de gratitud y buenos deseos hacia el futbolista. Craso error.

Neymar sí ha publicado una carta en Instagram donde expresa agradecimiento por los cuatro años vividos en blaugrana y que los resume en una frase: “El Barça y Catalunya estarán siempre en mi corazón”.

Al pie, transcribimos el mensaje de Neymar, ya ex futbolista del Barça. El tiempo cura heridas y los servicios del brasileño al FC Barcelona puede que no hayan periclitado y, en su día, sigan por otros derroteros, como es el caso actual de su paisano Ronaldinho. Claro está, siempre que no acabe recalando en el Real Madrid. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper

Texto íntegro de la carta de despedida de Neymar

“La vida de un deportista se mueve por desafíos. Algunos son impuestos, otros son fruto de nuestras decisiones. El Barcelona ha sido más que un desafío. Jugaba con aquellos cracks en el video juego. Llegué a Catalunya a los 21 años, lleno de desafíos. Recuerdo mis primeros días en el Club, compartiendo el vestuario con ídolos como Messi, Valdés, Xavi, Iniesta, Puyol, Piqué, Busquets y otros con la expectativa de jugar en un Club que es “més que un club”. El @fcbarcelona es una nación que representa a Catalunya! Tuve el honor de actuar con el mayor atleta que he visto en mi vida y estoy seguro que no veré a otro mejor, @leomessi se convirtió en mi compañero, amigo dentro y fuera del terreno de juego. Orgulloso de jugar contigo. Formé un ataque con @leomessi y @luissuarez9 que ha quedado para la historia. He conquistado todo lo que un deportista puede conquistar. He vivido momentos inolvidables! Vivo en una ciudad que es más que una ciudad, es una patria. Amo Barcelona y Catalunya. Pero un deportista (YO) necesita desafíos. Y por segunda vez en mi vida le llevaré la contraria a mi papa. Papa, entiendo y respeto tu opinión, pero mi decisión está tomada, te pido que me apoyes como siempre lo has hecho. El @fcbarcelona y Catalunya estarán siempre en mi corazón pero necesito nuevos desafíos. He aceptado la propuesta del @psg para buscar nuevas conquistas y ayudar al Club a alcanzar los títulos que la afición espera. Me han presentado un plan de carrera osado y me veo preparado para este desafío. Agradezco el cariño de la afición blaugrana y todo lo que he aprendido con los deportistas con quien he compartido vestuario. Asimismo siento en mi corazón que ha llegado el momento de irme. El @psg será mi nueva casa durante los próximos años y trabajaré para hacer honor a la confianza que depositan en mi futbol. Cuento mucho con el apoyo de todos. Aficionados, de mis amigos, de los profesionales que me acompañan y de mi familia, que ha sufrido mucho con problemas que han ocurrido en este periodo de mi carrera y merecen paz. Es una decisión difícil, pero tomada con la madurez de mis 25 años. @fcbarcelona , gràcies per tot! @psg , J’arrive! Que Dios nos bendiga y nos proteja!”