A bote pronto

La liga al rojo vivo

Tras el obligado paréntesis se reanudó la competición de liga ayer viernes con un excelente aperitivo. Un Girona CF- Real Sociedad jugado de poder a poder, con gran entrega y cuya retransmisión televisiva enganchó a quienes conectaron con el estadio de Montilivi. Marcaron de inicio los donostiarras, pero los “gironins” alcanzaron la igualada en un gran segundo tiempo. Ambos equipos tuvieron en las botas de sus jugadores opciones de un segundo gol, pero el empate establece justicia y conforma a ambos contendientes que nos depararon un gran partido de fútbol.

Los platos fuertes de la jornada se juegan en Madrid hoy y, en Barcelona, mañana. Hoy no se producirá el deporte nacional de la siesta porque a primera hora de la tarde el FC Barcelona juega frente al titular CD Leganés. El cuadro blaugrana ya goleó en su estreno en el estadio de Butarque el curso pasado en horario matinal, lo cual solo es un antecedente.

Lo cierto es que este horario no encaja bien en la maquinaria blaugrana y tiene antecedentes de un juego aletargado con repercusiones en el marcador. También es que el modesto equipo sureño de Madrid ha podido preparar el partido con más días de entrenamiento que el Barça que ha tenido el éxodo de tres cuartas partes de su plantilla disponible, reclamados por las selecciones nacionales, consecuencia de sus status de estrellas.

El técnico Valverde acostumbra a aplicar el criterio que verbalizó su colega atlético Simeone de “partido a partido” y es muy probable que hoy, dando la importancia suprema de los tres puntos en juego, disponga de Piqué y Umtiti para el eje de la defensa, a pesar de que ambos se hallan al borde de la suspensión. No se lleva en la expedición ningún refuerzo del filial, considerando que para la emergencia en el centro de la defensa está Vermaelen, que tendría minutos con un resultado parcial suficientemente favorable, y Digne. que puede desempeñarse también por el centro.

El Atlético y el Real Madrid se enfrentarán entre sí, en el primer derbi madrileño en el Wanda Metropolitano, terreno de juego al que todavía no se ha adaptado el equipo propietario que debutó con una victoria muy apurada ante el Málaga CF  y que ha cosechado malos resultados, donde consta la igualada ante el líder, pero también un empate mísero ante el modesto FK Qarabag, al que tampoco superó en Bakú, y una derrota frente a los blues del Chelsea, consumada en el último suspiro. Esas aciagas noches europeas le han dejado al borde de la eliminación.

La sombra alargada de Neymar y el sueño realizable de Florentino Pérez, el descontento de Cristiano Ronaldo, las declaraciones del capitán Ramos, la renuncia de la petrolera CEPSA a financiar las obras de remodelación del estadio Santiago Bernabéu, valoradas en cuatrocientos millones de euros, son algunos de los temas perturbadores que están en viva actualidad en el entorno madridista.

Ambos equipos madrileños están igualados en la clasificación general, a ocho puntos del líder Barça y a cuatro del Valencia . Un empate solo será bueno si se combina con un mal resultado blaugrana, dato que conocerán previamente porque juegan más tarde en horario nocturno.

En domingo, el sorprendente Valencia CF de Marcelino García Toral visita el estadio de Cornellà- El Prat, sabiendo la suerte acaecida a sus rivales directos, para enfrentarse a un irregular RCD Espanyol, al que Quique Setién no acaba de modelar.

Por fin,en día y hora futbolera, tras el “castigo” inexplicado de muchos sábados y lunes adjudicados digitalmente, es de esperar que el feudo blanquiazul reúna un importante contingente de la afición espanyolista, un tanto renuente a la regular asistencia. Ayudará la calidad  y el empaque del rival levantino.

Para quienes nos gusta abrir fronteras, destacamos otros dos derbis que acaecerán en Europa este fin de semana en las grandes ligas. En la Premier, todo un Arsenal- Tottenham, con ambos equipos londinenses aspirantes a un título que ya tiene como favorito al City, destacado con ocho puntos por delante del United y del propio Tottenham de Mauricio Pochettino.

En el scudetto, jugarán la Roma y la Lazio, rivales muy enconados, con dos aficiones tradicionalmente  muy opuestas. Están a un punto de diferencia y a cuatro y cinco puntos del líder Nápoli.

Fin de semana de zaping con el balón de cuero de protagonista. Jornadas de sofá doméstico, aunque haya que dejar horario libre para el running y el vermouth compartido. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper