A bote pronto

El desenlace de la liga y la última de Sergio Ramos

LaLiga Santander apura sus dos últimas jornadas en horario unificado para aquellos equipos con disputa de puntos trascendentes. Sin embargo, las buenas intenciones llevadas a cabo en las últimas dos décadas, se han visto truncadas por la inclusión en el calendario de un partido aplazado inter semanal entre las dos postreras fechas.

Un grave inconveniente que adultera este final y que la Liga de Fútbol Profesional  –LFP –, que preside el confeso madridista Javier Tebas, no ha sabido solucionar. Tampoco consta que haya mediado interés en ello. El actual campeón y líder provisional, FC Barcelona visita Las Palmas, en tanto que el Real Madrid recibe al Sevilla FC.

En apariencia, las dificultades son mayores para el Real Madrid con la visita del Sevilla FC de Sampaoli, pero las estadísticas se decantan claramente a favor local. Además, cuenta con la histórica facilidad en que Cristiano Ronaldo hace vulnerable la portería nervionense.

En un estadio con un público efervescente que anhela la liga, tras años de asueto, el Real Madrid es el claro favorito a sumar los tres puntos. Las esperanzas blaugranas de pinchazo blanco más bien apuntan al compromiso de Vigo, por la mayor fiabilidad del Celta.

EL FC Barcelona tiene en Las Palmas un partido que debería vencer sin mayores dificultades. El cuadro canario ha ido de más a menos en la competición y ha coincidido cuando su técnico Quique Setién anunció que no renovaría en el banquillo.

Las dificultades provienen de la enfermería y las sanciones. Cuatro defensas están indisponibles para Luis Enrique. Son: Aleix Vidal, Sergi Roberto, Mathieu y Piqué. El entrenador solo cuenta, de la primera plantilla, para la retaguardia con dos centrales, Mascherano y Mathieu y dos laterales zurdos, Alba y Digne. La solución pasa por jugar bajo un esquema de 3-4-3, que pareció enterrado tras la debacle en el Juventus Stadium de Torino y permitir la incorporación de André Gomes a la línea medular.

Las otras alternativas barajadas pasan por colocar un lateral a pierna cambiada o lateralizar la posición de Mascherano, dando entrada en el eje a Marlon, jugador brasileño del filial que no ha debutado en liga (sí unos minutos en Champions en la fase de grupos).

La última de Sergio Ramos

Ocurrió en la vuelta del partido de Champions League. El capitán atlético Gabi cargaba con una tarjeta de amonestación. En la disputa de un balón a Cristiano Ronaldo, el portugués cayó al suelo poniendo “més pa que formatge” (traducción literal, más pan que queso; metafóricamente, indica exageración) Sergio Ramos intervino aconsejando al delantero que simulara un codazo para forzar la expulsión. Las imágenes del canal La Sexta no dan lugar a confusión. La FIFA debería tomar nota y no para darle un premio de “fair play”, precisamente.

El defensa pudo jugar por la benevolencia arbitral en la ida que pasó impunemente un mamporro suyo a Lucas Hernández que debió conducirle a la ducha prematura. También por la lacerante omisión de los organismos a revisar las imágenes a posteriori.

Pese al trato de favor que conlleva vestir la camiseta blanca, ya ostenta el triste récord de 22 expulsiones en el Real Madrid: 17 en la Liga, 3 en la Champions League y 2 en la Copa del Rey

El futbolista de Camas está firmando una temporada irregular en su puesto de defensa central, con el protagonismo de sus goles decisivos que ocultan otras carencias. Es el “rey del codo”, como en su día lo fuera Fernando Hierro, actual entrenador del Oviedo y goza de la indulgencia de los colegiados que le permiten sacar sus brazos a pasear, prácticamente cada partido. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper