A bote pronto

El Bayern de Ancelotti bajó los brazos

Ancestralmente, los alemanes del Bayern de Münich habían sido un rival inabordable para el Real Madrid que suma en su estadio la friolera de nueve derrotas. Todo cambió en el año 2014, con Pep Guardiola en el banquillo alemán y, precisamente, Carlo Ancelotti como entrenador blanco.

Aquella eliminatoria se jugó la ida en el estadio Santiago Bernabéu y el buen juego alemán, superior en el terreno de juego, no tuvo correspondencia en el marcador, que le fue adverso por un solitario gol en un contraataque aislado. En la vuelta en el Allianz Arena de Münich, acuciado por la mínima desventaja, el Bayern fue una caricatura y el defensa Ramos rompió la eliminatoria con dos goles consecutivos en jugadas a balón parado,  para acabar con un registro de 0-4 que todavía escuece en el alma muniquesa.

En esta ocasión, parecía que los germanos estaban en estado de gracia, líderes, como entonces, de la Bundesliga. Sin embargo, se confirmó el primer grave contratiempo que supuso la indisponibilidad de Robert Lewandowsky, su centro delantero goleador y aspiración de compra del presidente Florentino Pérez.

Bayern 1 Real Madrid 2, intervinientes y goles

Bayern: Neuer, Lahm, Javi Martínez, Boateng, Alaba, Xabi Alonso (Bernat, 63′), Vidal, Robben, Thiago Alcántara, Ribery (Douglas Costa, 65′) y Müller (Coman, 80′).

Real Madrid: Keylor Navas, Carvajal, Nacho, Ramos, Marcelo, Kroos, Casemiro, Modric (Kovacic, 90′), Bale (Asensio, 58′), Benzema (James, 83′) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 1-0, Arturo Vidal (24′). 1-1, Cristiano Ronaldo (46′). 1-2, Cristiano Ronaldo (77′).

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). T.A.: Xabi Alonso (46′), Vidal (90′)/Kroos (44′), Carvajal (44′). T.R.: Javi Martínez (57′ y 60′).

El partido

El Bayern fue superior al Real Madrid, en esta ocasión con indumentaria negra, en el primer período y hacia el ecuador del tiempo obtuvo su merecido premio con el gol del chileno Arturo Vidal de cabeza que recogió un centro del incombustible Robben. Más tarde, tendría una segunda oportunidad similar pero su testarazo no encontró los tres palos.

Con la “bbc”, de titularidad asegurada impuesta, el Real Madrid fue un equipo partido en dos, por la poca solidaridad defensiva del trío. El resultado pudo ampliarse al filo del descanso cuando el colegiado Nicola Rizzoli señaló unas aparentes manos de Carvajal que las imágenes no confirman. Arturo Vidal fue el encargado del lanzamiento desde los “once metros” y su disparo impresentable salió muy por encima del travesaño.

De este contratiempo no se repuso el conjunto de Ancelotti que se vio superado por el Real Madrid en los primeros compases de la continuación. En una descomposición total del cuadro de Bavieera, los visitantes se sintieron cómodos y aprovecharon una de sus primeras oportunidades. Dani Carvajal centra en solitario y Cristiano Ronaldo remata cruzado de primera con una cobertura displicente de Javi Martínez y que sorprende a Neur que reacciona demasiado tarde, lo que le impide alcanzar el balón.

A partir de ese momento, el equipo germano se desmoronó con estrépito y el actual campeón europeo fue amo y señor, sucediéndose las ocasiones de peligro. La ausencia de su goleador, el penalti errado y la torpedad de una expulsión fueron una montaña insuperable para el Bayern, incapaz de configurarse de nuevo.

En tres minutos, el atribulado Javi Martínez acumuló dos tarjetas que le enviaron antes de tiempo al vestuario. La segunda cartulina fue por una zancadilla a Cristiano Ronaldo en el centro de campo, evitable a todas luces, ya que no era una ocasión de peligro manifiesto.

Con superioridad numérica, el Real Madrid acentuó la posesión y Manuel Neur tuvo que multiplicarse bajo palos. Pese a ello, en otro centro desde la derecha, se anticipa el portugués con la suela de la bota y bate a Neuer colándole el balón entre las piernas, entrando mansamente. La falta de acierto en los goles encajados no invalida sus intervenciones valiosas, sobre todo en un remate de cabeza de Bale al que opone su brazo milagroso.

Cristiano Ronaldo consiguió su gol número 100 en competición europea, cifra que ya alcanzó Leo Messi, si bien en Champions League le supera. (98-94).

El conjunto de Zidane está conciliado con el gol desde el 26 de abril pasado que dejó a cero su casillero frente al City. Acumula 53 partidos oficiales marcando un  mínimo de un tanto.

En el “minuto Ramos”, el capitán volvió a marcar, pero, esta vez, a diferencia de la final europea ante el Atlético, el colegiado advirtió su posición ilegal.

Un 1-2 que deja al Real Madrid como claro favorito para su clasificación a semifinales, al que acompañará casi con seguridad, el Atlético que le bastó un penalti transformado por Griezmann  para asegurarse un guarismo de 1-0, tanteo que el equipo de Simeone es especialista en rentabilizar.

El AS Mónaco ha ganado en Dortmund (2-3) en esa desgraciada eliminatoria marcada por el terrorismo que ha vuelto a fijarse en el fútbol y se perfila   para estar en el bombo de semifinales.

Y queda la Juventus… o el Barça. Tras la desilusión blaugrana postpartido, empieza la remontada entre la afición, que recogen las encuestas y ya alcanzan un tercio de optimistas que piensan en la reedición del milagroso 6-1. Ante la Juventus, vale un gol menos. Ello es una ilusión emocional, más que un pronóstico racional que cae del lado piamontés. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter