A bote pronto

Iniesta, 600 partidos con el Barça

La carrera deportiva de Andrés Iniesta es pródiga en éxitos, avalados por la conquista numerosa de trofeos importantes tanto a nivel individual como colectivo.

La última distinción se corresponde con el Premio Reina Sofía al juego limpio, en el marco de los Premios Nacionales del Deporte 2015 que convoca el Consejo Superior de Deportes (CSD). También se anunció a otros premiados como el patinador Javier Fernández, la saltadora de altura Ruth Beitia y la tenista Garbiñe Muguruza.

En estas fechas, Iniesta cumple 20 años de estancia en Barcelona y, lo que es lo mismo, en el FC Barcelona. Llegó de niño, con once años, para residir en La Masia y tener una formación integral como persona y deportista. Los muros de la entrañable masía, sita en los aledaños de las instalaciones del Camp Nou, son testigos silenciosos de las horas de llanto por la nostalgia de abandonar a sus progenitores en Fuentealbilla, pequeño pueblo albaceteño que el jugador lo ha situado en el mapa y ha enriquecido con la marca de vinos Bodegas Iniesta.

Destacó en un torneo alevín en Brunete que organiza cada año el Canal Plus televisivo. Los ojeadores del Barça, con Oriol Tort a la cabeza, se fijaron en él y negociaron con la familia el trasvase del niño prodigio a La Masia, en dura competencia pero que contaban con la ventaja de ofrecer unas estructuras inigualables que cumplían las expectativas de los padres.

Desde entonces hasta ahora han transcurrido 20 años, los ´postreros doce  en el primer equipo blaugrana. Debutó de la mano de Van Gaal y el camino no ha sido fácil. Su primera gran decepción fue en París en el año 2006, recién cumplidos los 22 años. Se jugaba la final de Champions League frente al Arsenal y Frank Rijkaard le dejó de inicio en el banquillo, en una decisión controvertida que le acompañará siempre. Siempre recordaremos el masivo desencanto de los que nos desplazamos a la capital de la Luz al saber las alineaciones.

Prefirió el holandés la fuerza bruta de su compatriota Mark Van Bommel a la técnica exquisita de Iniesta. Hubo de rectificar en el segundo tiempo con el marcador en contra para revertir el resultado, primero con un gol de Etó ’o y después con el tanto del también reincorporado Belletti y la influencia decisiva de Iniesta.

Ya a partir de la temporada 2006-07 tuvo la titularidad fija. El futbolista lo ha ganado “todo” con el FC Barcelona y con España. En el 2010 subió al pódium para recoger el Balón de Plata, componiendo con Messi, ganador del Oro y Xavi de bronce, una fotografía histórica e inédita con tres jugadores de un mismo equipo. En el año 2012 fue designado por la UEFA como mejor jugador de Europa, en un pódium que completaban Messi, segundo y Cristiano Ronaldo, tercero.

En el plano deportivo es bicampeón del mundo y tetracampeón de Europa con el FC Barcelona y campeón del mundo y bicampeón de Europa con España.

“Iniesta de mi vida” fue una expresión del comentarista de televisión Paco González que hizo fortuna (actualmente director de deportes de la COPE), a raíz del gol más famoso de la historia del fútbol que desbancó en orden de importancia al de Marcelino en 1964 que dio la primera Copa de Europa a España.

En plena madurez deportiva, ha escrito, con la colaboración profesional de los prestigiosos periodistas Ramon Besa y Marcos López el libro autobiográfico: “La jugada de mi vida”.

Con detalle, explica su episodio depresivo del año 2009 que, en su fecha quedó protegido atendiendo a la privacidad, por lo que muchos no lo sabían. Fue a raíz de la muerte súbita de su gran amigo Dani Jarque, futbolista del RCD Espanyol de Barcelona. El manchego cayó en una depresión importante que fue tratada médicamente y tuvo la comprensión del entorno profesional y amical más próximo.

Por esos trastornos depresivos se quitó la vida aquel año Robert Enke, cancerbero alemán que tuvo un paso fugaz por la plantilla del Barça, coincidiendo con Andrés Iniesta.

Afortunadamente, la depresión fue superada y el futbolista vive feliz con su esposa catalana Anna Ortiz y sus dos hijos, Valeria y Paolo.

La dimensión mundial del astro blaugrana ha vuelto a ser reconocida estos días en los partidos disputados por la selección española en Italia y Albania, donde ha recibido el aplauso de reconocimiento de las aficiones rivales. Un futbolista genial e irrepetible y un deportista sin tacha. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter