A bote pronto

El Barça lidera la inversión en LaLiga Santander

La jornada de cierre del mercado de invierno de fichajes ha resultado intrépida para muchos equipos que han cerrado operaciones de altas y bajas sobre la campana.

Ha sido una jornada loca, seguida minuto a minuto, donde la “mercadería” ha pasado de manos con frenéticas decisiones. En esa vorágine, han ocurrido anécdotas variopintas, como la protagonizada por Álvaro Vázquez que militaba en el descendido Getafe y superaba las pruebas médicas en A Coruña para fichar por el Depor y horas más tarde consuma la transacción con el Espanyol en un viaje de vuelta a casa.

Valencia CF y Sevilla FC han exprimido estas últimas horas adecuando las plantillas y destaca la vuelta del central Garay, ex madridista,  a la liga española para jugar con el conjunto levantino. Por su parte, el Atlético se queda sin colocar al italiano Cerci en la Serie A, al consumirse el tiempo.

FC Barcelona ha agitado el mercado

Fue una jornada tranquila en las filas blaugranas que habían cubierto un día antes sus objetivos con una inversión global de casi 123 millones, de lo que se han resarcido 31 por las ventas.

Ha sido el club de la Liga Santander que más inversión ha realizado y ello, a pesar de su condición de ser el super campeón español con la trilogía de trofeos que lo acreditan: Liga, Copa y Supercopa.

El club barcelonista no se ha dormido en los laureles y ha tenido muy presente el bajón del mes de abril, en el momento álgido del curso, que le apeó de la disputa de la Champions League y comprometió la victoria en la liga, en la que tuvo que realizar un “tour de force”  para mantener la primera posición, estando obligado a ganar los últimos quince puntos en disputa.

El Real Madrid extrañamente austero

Después de muchos años, Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y secretario técnico in pectore, no ha ofrecido a su afición un fichaje de campanillas. Lo que se dio en calificar como “galáctico”.

Solo ha empleado 30 millones de euros para rescatar a Álvaro Morata que, en principio, iba a ser moneda de cambio.

A muchos madridistas, acostumbrados a esta borrachera inversora, les ha decepcionado esta cautela sobrevenida. Precisamente, cuando mece la amenaza real de castigar a la entidad a cerrarle las puertas de los fichajes en los dos próximas ventanas del mercado por malas prácticas.

Zinedine Zidane se queda sin su compatriota Paul Pogba, que se lo lleva  para el United Jose Mourinho, “el mejor entrenador del mundo”, según percepción pública del presidente blanco, sin retracto. El FC Barcelona, por razones económicas, se había apartado de la lucha y ello desmotivó al mandatario blanco que no encontró razones para una inversión que rondaba los 120 millones de euros, incluidas cuantiosas comisiones.

Para entrar hay que dejar salir y las gestiones de traspasos tampoco le han funcionado al Real Madrid por las altas pretensiones económicas para evitar cerrar operaciones en pérdidas – James – y por la nula voluntad de abandonar la comodidad –Isco –.

Florentino Pérez se ha justificado con unas declaraciones grandilocuentes: “Tenemos una plantilla espectacular, imposible de mejorar, con un entrenador como Zidane, cuyas prestaciones han sido indispensables”.

Evidentemente, cierto es que la plantilla del Real Madrid está en línea con la de sus adversarios más directos y puede luchar con fundamento por los trofeos en liza

Sin embargo, Florentino Pérez yerra cuando habla sobre la plantilla como “imposible de mejorar”. Pongamos por caso y a título de ejemplo, ¿Ter Stegen, Piqué, Busquets, Iniesta, Messi, Suárez, Neymar,… no mejoran, respectivamente, a los Casilla, Nacho, Casemiro, Kovacic, Lucas Pérez, Mariano, Morata,…?

El tiempo dirá si son acertadas las decisiones de la secretaría técnica merengue, pero la soberbia de esas declaraciones, ajenas al recato,  ya son motivo de razonable crítica. O así piensa nuestra pluma.

@albertgilper on twitter